Decretos

Decreto 22/2022 (5 de junio), por el que se aprueban y promulgan los nuevos Estatutos del Consejo Pastoral diocesano

El Consejo pastoral diocesano es un organismo colegial, de carácter consultivo y asesoramiento del Obispo diocesano, que se constituye por un tiempo determinado, para «estudiar y valorar lo que se refiere a las actividades relacionadas con el conjunto de la acción pastoral en la diócesis y sugerir conclusiones prácticas» (c. 511), expresión principal de la sinodalidad.

En esta Solemnidad del Espíritu Santo y Día del Apostolado seglar, una vez finalizados los trabajos de la fase diocesana del Sínodo de los Obispos 2021-2023 y recogiendo sus intuiciones, teniendo presente que la sinodalidad representa «el camino principal para la Iglesia, llamada a renovarse bajo la acción del Espíritu y gracias a la escucha de la Palabra. La capacidad de imaginar un futuro diverso para la Iglesia y para las instituciones a la altura de la misión recibida depende en gran parte de la decisión de comenzar a poner en práctica procesos de escucha, de diálogo y de discernimiento comunitario, en los que todos y cada uno puedan participar y contribuir» (Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión, Documento preparatorio del Sínodo de los Obispos 2023, 9).

Revisados los Estatutos vigentes desde 2004 para adaptarlos a las actuales circunstancias de la realidad pastoral diocesana, y dotar de una mayor representación a los laicos en este caminar juntos como Iglesia, antes de proceder a la elección de sus miembros y a su constitución en los inicios del próximo curso pastoral, a tenor del c. 513 §1, por el presente APROBAMOS Y PROMULGAMOS LOS NUEVOS ESTATUTOS DEL CONSEJO PASTORAL DIOCESANO DE LA DIÓCESIS DE ALMERÍA, por los que ha de regirse de aquí en adelante, que entrarán en vigor en el día de la fecha abajo señalada, quedando derogados los anteriores, y que serán publicados en el Boletín oficial del Obispado de Almería.

Dado en Almería, a cinco de junio de dos mil veintidós.

Solemnidad de Pentecostés.

+ Antonio Gómez Cantero
Obispo de Almería

Por su mandato,
José Juan Alarcón Ruiz
Canciller Secretario General

ESTATUTOS DEL CONSEJO PASTORAL DIOCESANO – DIÓCESIS DE ALMERÍA


TÍTULO I

NATURALEZA

Artículo 1. El Consejo pastoral diocesano es un organismo colegial, de carácter consultivo y asesoramiento del Obispo diocesano, que se constituye por un tiempo determinado, para «estudiar y valorar lo que se refiere a las actividades relacionadas con el conjunto de la acción pastoral en la diócesis y sugerir conclusiones prácticas» (c. 511).

Artículo 2. §1. Por su carácter representativo de todo el Pueblo de Dios en su realidad diocesana, es un organismo de participación y corresponsabilidad de la comunidad diocesana (cf. CD 27) en el gobierno pastoral de la Iglesia que camina en Almería, desde la unidad fundada en el bautismo que hace a todos corresponsables de la misión de la Iglesia según su vocación específica.

  • 2. Por su misma naturaleza, el Consejo pastoral, «principal forma de colaboración y diálogo, como también de discernimiento, en el ámbito diocesano» (ChL 25), se constituye como muestra de la riqueza y pluralidad ministerios, carismas y servicios, y de los distintos apostolados individuales y asociados (cf. c. 512 §2), así como una clara expresión de la sinodalidad, «camino principal para la Iglesia, llamada a renovarse bajo la acción del Espíritu y gracias a la escucha de la Palabra» (Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión, Documento preparatorio del Sínodo de los Obispos 2023, 9).

Artículo 3. Este Consejo se regirá por los presentes Estatutos dados por el Obispo diocesano, y por la normativa canónica tanto común como particular que le sean aplicable.

TÍTULO II

FINES

Artículo 4. El Consejo pastoral diocesano tiene los siguientes fines:

1º. Conocer y analizar la realidad pastoral diocesana desde la escucha y el discernimiento, para estudiar y valorar la acción evangelizadora de la diócesis y sugerir al Obispo propuestas y conclusiones prácticas sobre ella (cf. c. 511) para la mejor organización y funcionamiento de la acción pastoral.

2º. Señalar los objetivos y aportar elementos y acciones necesarios para la elaboración de la programación pastoral diocesana, así como la revisión y evaluación de la misma, buscando siempre una mayor fidelidad al Evangelio en una pastoral evangelizadora.

3º. Ser instrumento de comunión y sinodalidad en la Iglesia diocesana, fomentando y manteniendo la relación entre las Delegaciones y Secretariados diocesanos, Arciprestazgos, Parroquias, Institutos de Vida consagrada, Sociedades de vida apostólica, Institutos seculares, Movimientos apostólicos y Asociaciones de fieles, recogiendo sus aportaciones y estimulando el espíritu apostólico de las actividades pastorales diocesanas.

4º. Informar a la comunidad diocesana de las diversas acciones pastorales, animándola a que participe activamente en ellas y escuchando sus propuestas, pues «la capacidad de imaginar un futuro diverso para la Iglesia y para las instituciones a la altura de la misión recibida depende en gran parte de la decisión de comenzar a poner en práctica procesos de escucha, de diálogo y de discernimiento comunitario, en los que todos y cada uno puedan participar y contribuir» (Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión, Documento preparatorio del Sínodo de los Obispos 2023, 9).

TÍTULO III

COMPOSICIÓN

Artículo 5. El Consejo pastoral diocesano, presidido por el Obispo diocesano, está compuesto por cristianos en plena comunión con la Iglesia y que destaquen por su fe, buenas costumbres y prudencia (cf. c. 512 §3), clérigos, miembros de institutos de vida consagrada y sociedades de vida apostólica y sobre todo laicos (cf. c. 512 §1), de la forma siguiente:

  • 1. Como miembros natos:
  1. Todos los Vicarios del Obispo.
  2. El/la Delegado/a episcopal para el Apostolado Seglar.
  3. El/la Presidente/a de CONFER en la diócesis de Almería.
  • 2. Como miembros electos:
  1. Un laico de cada uno de los Arciprestazgos en los que se divide la diócesis.
  2. Tres miembros de Institutos de Vida consagrada presentes en la diócesis: un religioso elegido de entre los Institutos religiosos masculinos y dos religiosas elegidas de entre los Institutos religiosos femeninos.
  3. Un representante de las Sociedades de Vida apostólica e Institutos seculares presentes en la diócesis, elegido de entre sus miembros.
  4. Un Arcipreste.
  5. Dos sacerdotes del Presbiterio diocesano, miembros del Consejo Presbiteral.
  6. Dos representantes de las Delegaciones, Secretariados y Oficinas de acción pastoral de la diócesis.
  7. Tres laicos representantes de las diversas asociaciones públicas y privadas de fieles existentes en la diócesis.
  8. Dos laicos representantes de los diversos Movimientos y asociaciones de Apostolado seglar existentes en la diócesis.
  • 3. Como miembros de libre designación: tres fieles nombrados por el Obispo diocesano, preferentemente laicos.

Artículo 6. La elección de los miembros señalados en el parágrafo segundo del artículo anterior se realizará, teniendo en cuenta la legislación canónica al respecto (cf. c. 119), del siguiente modo:

  1. El laico representante de cada uno de los Arciprestazgos será elegido de entre los miembros de los Consejos pastorales parroquiales de las parroquias que forman el Arciprestazgo, convocados por cada uno de sus Arciprestes en el modo en el que éstos determinen.
  2. Los miembros representantes de Institutos de Vida consagrada y el miembro representante de las Sociedades de Vida apostólica e Institutos seculares presentes en la diócesis serán elegidos según su representación propia, convocados por el Delegado episcopal para la Vida Consagrada en el modo en el que éste determine.
  3. El Arcipreste será elegido por el Colegio de Arciprestes.
  4. Los sacerdotes representantes del Presbiterio diocesano serán elegidos por el Consejo Presbiteral de entre sus miembros.
  5. Los representantes de las Delegaciones, Secretariados y Oficinas de acción pastoral de la diócesis serán elegidos según representación propia, convocados por el Vicario episcopal para la acción pastoral y evangelización en el modo en el que éste determine.
  6. Los laicos representantes de las asociaciones públicas y privadas de fieles, Movimientos y asociaciones de Apostolado Seglar existentes en la diócesis, según representación propia, serán convocados por el Delegado episcopal para el Apostolado Seglar en el modo en el que éste determine.

TÍTULO IV

DURACIÓN, RENOVACIÓN Y CESE DE LOS MIEMBROS DEL CONSEJO

Artículo 7. §1. El mandato de todos los miembros del Consejo pastoral tendrá una duración de cuatro años.

  • 2. Los miembros que causen baja en el Consejo pueden ser sustituidos por otros mediante el mismo procedimiento con el que fueron designados a quienes sustituyen y por el tiempo restante que se mantenga el Consejo al que se incorpora.
  • 3. El cese de un miembro del Consejo puede estar causado: por renuncia voluntaria, justificada y aceptada por el Obispo diocesano; por traslado o cese en el oficio o cargo encomendado por el que fue elegido; por ausencia injustificada a tres convocatorias; por causa grave, después de ser escuchado, al perder las condiciones de idoneidad requeridas por el c. 512 §3, a juicio del Obispo diocesano.

TÍTULO V

ORGANOS Y FUNCIONAMIENTO

Artículo 8. Son órganos colectivos del Consejo pastoral diocesano el Pleno del Consejo y la Comisión Permanente, mientras que son órganos unipersonales el Presidente y el Secretario.

Artículo 9. §1. El Pleno del Consejo es la máxima expresión de este organismo consultivo y está constituido por todos los miembros del Consejo.

  • 2. Son funciones propias del Pleno:

1º. Llevar a cabo cuanto se establece en el artículo 4 de estos Estatutos.

2º. Estudiar las propuestas que haga el Obispo diocesano por iniciativa propia, u otras de la Comisión permanente aprobadas por él mismo.

3º. Proponer al Obispo diocesano la creación de Comisiones de estudio que preparen las ponencias que puedan ser debatidas en el Pleno. Estas comisiones podrán contar con la presencia y la ayuda de expertos ajenos al Consejo, cuando así se estime conveniente.

4º Enviar al Concilio provincial dos de sus miembros elegidos colegialmente, para actuar según los señalado que actuarán según lo señalado en el c. 443 §5.

Artículo 10. §1. El Pleno del Consejo, convocado exclusivamente por el Obispo diocesano, se reunirá al menos dos veces al año en sesión ordinaria, y en sesión extraordinaria a petición de al menos la cuarta parte de los miembros del Consejo o cuando el Obispo diocesano lo crea conveniente.

  • 2. El Pleno se convocará al menos con quince días de antelación mediante citación del Secretario dirigida a cada uno de los miembros, en su propio domicilio, por medios postales o electrónicos. En la convocatoria constará el día, hora, lugar y orden del día de la sesión.

Artículo 11. §1. El Pleno quedará válidamente constituido cuando esté presente la mayoría simple de la mitad más uno de sus miembros.

  • 2. Este mismo Pleno, una vez constituido, procederá también a la elección de los miembros de su Comisión Permanente que se señala en el artículo 14 de estos Estatutos.

Artículo 12. §1. Todos los miembros del Pleno tienen voz y voto en las sesiones y deliberaciones del mismo.

  • 2 Las votaciones se efectuarán conforme a derecho (cf. c. 119), siendo secretas si se trata de elección de personas o lo solicite alguno de los consejeros con la aprobación del Obispo diocesano. El voto puede ser afirmativo, negativo, o en blanco.
  • 3. Serán acuerdos o propuestas del Consejo pastoral diocesano aquellas decisiones que se aprueben por mayoría absoluta de dos tercios de los miembros del Pleno y sean aprobadas por el Obispo.

Artículo 13. Son deberes y derechos propios de los miembros del Consejo:

1º. Asistir y participar en las sesiones del Pleno del Consejo y no declinar la asistencia sin justificación suficiente.

2º. Dar su parecer o emitir su voto cuando se les requiera, teniendo en cuenta el parecer de los que representa, pero con plena libertad e independencia de juicio procediendo en conciencia y responsabilidad.

Artículo 14. Componen la Comisión Permanente, juntamente con el Obispo diocesano, que preside el Consejo, los siguientes miembros:

  1. El Vicario General y el Vicario episcopal para la acción pastoral y evangelización de la diócesis, uno de los cuales presidirá las sesiones del Consejo como delegado del Obispo en sus ausencias.
  2. El Secretario del Consejo.
  3. Tres miembros del Consejo elegidos por el Pleno, un laico o laica, un presbítero y un religioso o religiosa.

Artículo 15. Son funciones de la Comisión Permanente:

1º. Preparar el orden del día y los métodos de trabajo de las sesiones del Pleno.

2º. Cuidar el cumplimiento y la ejecución de los acuerdos del Pleno.

3º. Llevar a cabo otras acciones que le encomiende el Pleno con la aprobación del Obispo diocesano, o éste mismo directamente.

Artículo 16. §1 La Comisión Permanente se reunirá al menos dos veces al año para preparar las sesiones ordinarias del Pleno y siempre que la convoque el Obispo diocesano por iniciativa propia.

  • 2. Su convocatoria se realizará con antelación de al menos siete días, según citación a tenor del artículo 10 §2 de estos Estatutos.

Artículo 17. Corresponde al Obispo diocesano, como Presidente del Consejo pastoral diocesano:

1º. Convocar, presidir y moderar, por sí o por su delegado, las sesiones del Pleno y de la Comisión permanente del Consejo.

2º. Aprobar el orden del día preparado por la Comisión Permanente.

3º. Constituir Comisiones de estudio entre los miembros del Pleno para preparar los asuntos que deben tratarse en el Consejo.

4º. Aprobar los acuerdos que alcance el Consejo, ya sea de palabra o por escrito, haciendo público lo tratado, cuando lo considere oportuno (cf. c. 514 §1).

Artículo 18. El Secretario del Consejo pastoral diocesano, que lo será también de su Comisión Permanente, será elegido por votación secreta una vez constituido el Pleno del Consejo, con la misma duración en el oficio que el resto de sus miembros, quedando a salvo lo señalado en el artículo 7 de estos Estatutos.

Artículo 19. Corresponde al Secretario del Consejo:

1º. Cursar, por orden del Obispo diocesano, las convocatorias a las sesiones del Pleno y de la Comisión Permanente.

2º. Redactar el orden del día fijado por el Obispo diocesano junto con la Comisión Permanente.

3º. Preparar y enviar el material de trabajo a los miembros del Consejo.

4º. Elaborar las actas de las sesiones del Pleno y de la Comisión Permanente, en las que consten los temas tratados y los acuerdos tomados, autentificándolos con su firma y con la del Obispo diocesano.

5º. Custodiar las actas del Consejo y demás documentos de su archivo mediante depósito en Cancillería del Obispado.

6º. Realizar las demás acciones propias de toda secretaría.

TÍTULO VI

DISOLUCIÓN DEL CONSEJO

Artículo 20. §1. El Consejo pastoral diocesano se disolverá:

1º. Transcurridos cuatro años desde su constitución, debiendo proceder a la renovación de sus miembros.

2º. Por disposición del Obispo diocesano, cuando así lo aconsejen graves razones pastorales.

3º. De forma automática al quedar vacante la sede episcopal, según lo señalado en el c. 513 §2.

Dado en Almería, a cinco de junio de 2022.

Solemnidad de Pentecostés.

+ Antonio Gómez Cantero
Obispo de Almería

Por su mandato,
José Juan Alarcón Ruiz
Canciller Secretario general

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba