CANAL DE COMUNICACIONES
DE LA DIÓCESIS DE ALMERÍA

INTRODUCCIÓN

El uso del Canal de Comunicaciones dimana del Código Ético es­tablecido por la Diócesis de Almería, el cual reconoce los valores, principios y pautas éticas y de conducta que conforman la cultura organizacional de la misma, constituyendo éstos el reflejo de lo que debe ser el comporta­miento de todas las personas, organismos y entidades sujetas a la autoridad y control de la Diócesis de Almería sin excepción alguna. La legislación actual (artículo 31 bis y concordantes de la L.O. 1/2015 y 1/2019 de modificación del Código Penal), la Directiva UE 2019/1937 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de octubre de 2019, relativa a la protección de las personas que informen sobre infracciones del Derecho de la Unión Europea, y la Ley 2/2023 de 20 de febrero, reguladora de la protección de las personas que informen sobre infracciones normativas y de lucha contra la corrupción, dentro del esquema de establecer una verdadera cultura ética y de cumplimiento, así como de un Modelo de Cumplimiento para la prevención, detección y reacción ante delitos, establece como uno de los requisitos de dicho Modelo, la obligación de informar de posibles riesgos, infracciones e incumplimientos a la Comisión de Cumplimiento Normativo. Establecen que estos mecanismos de detección de incumplimientos constituyen un elemento esencial de la validez del Modelo.

MEDIOS PARA LA REALIZACIÓN DE LAS COMUNICACIONES

Cualquier persona que desee informar siempre tendrá la capacidad de determinar si pretende realizar una comuni­cación de forma confidencial o anónima. Por tanto, podrá elegir el cauce de comunicación más adecuado en función de las circunstancias particulares del asunto.

No obstante, se recomienda, que las comunicaciones se comuniquen a través de una triple vía, a elección del informante:

1.- Mediante correo electrónico a la siguiente dirección: compliance@diocesisalmeria.es

2.- A través del formulario habilitado para comunicar cualquier incidencia.

3.- Mediante comunicación dirigida a la Comisión de Cumplimiento Normativo.

Tanto si la comunicación se realiza por correo electrónico, como si se comunica mediante correo ordinario, se deberá utilizar obligatoriamente el formulario de comunicación:

MODELO DE COMUNICACIÓN (WORD)
MODELO DE COMUNICACIÓN ANÓNIMA (WORD)
FORMULARIO ON-LINE

DIRECCIÓN POSTAL: OBISPADO DE ALMERÍA – COMISIÓN DE CUMPLIMIENTO NORMATIVO – Plaza de la Catedral, 1 – 04001 Almería

No se admitirá ninguna comunicación fuera de estos cauces, pudiéndose proceder a su rechazo y destrucción sin necesidad de trámite alguno o de comunicación, salvo que excepcio­nalmente así lo determine la autoridad eclesiástica competente de la Diócesis de Almería.

El Canal de Comunicaciones está diseñado, establecido y gestio­nado de manera segura, a los efectos de garantizar la confidencialidad de la identidad del informante y cualquier tercero mencionado en la comunicación este suficientemente protegido, impidiéndose el acceso a ella al personal no autorizado.


ÁMBITO DEL CANAL DE COMUNICACIONES

¿Quiénes deben llevar a cabo informaciones a través del Canal de Comunicaciones?

Todos los organismos y empleados de la Diócesis de Almería, con independencia de cuál sea la modalidad jurídica que determine su relación laboral o de servicios, voluntarios, proveedores, patrocinadores, co­laboradores, agentes, miembros de los diferentes órganos colegiados de la Fundaciones canónicas y civiles deberán comunicar, a través del Canal de Comunicaciones, cualquier irregularidad o incumplimiento de los que tengan conocimiento y que estén incluidos en su ámbito objetivo, sin el temor a ser objeto de despido, o de cualquier otro tipo de represalia, y, con la seguridad de que la infor­mación proporcionada será tratada con la más absoluta confidencialidad.

¿Quiénes pueden ser afectados a través de las comunicaciones derivadas del Canal de Comunicaciones?

Tienen la capacidad de ser afectadas, todas aquellas personas que estén sujetas o vincula­das a la autoridad y control de la Diócesis de Almería, sobre la base de una relación de índole laboral o mercantil, y que actúen por cuenta y en beneficio de la misma, que hayan cometido alguna irregularidad o conducta de las previstas en el ámbito objetivo que se detalla a continuación. En este sentido, a modo de ejemplo, pueden ser afectados: los organismos y los empleados, los colaboradores y los proveedores, y cualquier otra persona vinculada al Modelo de Cumplimien­to Normativo de la Diócesis de Almería.

ÁMBITO OBJETIVO

¿Qué tipo de irregularidades pueden ser objeto de comunicación?

El ámbito objetivo de aplicación del Canal de Comunicaciones abarca todas aquellas conductas que vulneren la normativa interna de la Diócesis de Almería, sus políticas, el Código Ético y especialmente aquellas:

  1. Que se encuentren tipificadas como constitutivas de delito en el Código Penal.
  2. Que supongan una infracción de carácter administrativa.
  3. Que puedan atribuir responsabilidad o cualquier clase de perjuicio, o descredito a la Diócesis de Almería.
  4. Cualquier información, conocimiento, experiencia, o cualquier otra circunstancia que la persona sujeta o vinculada, considere oportuno o conveniente poner en conocimiento de la Diócesis de Almería por tener relación directa con asuntos éticos de la gestión interna de la misma y/o de cumplimiento normativo.

Estas acciones o conductas tienen que ser atribuibles a cualquier persona, a la Diócesis de Almería o a cualquier entidad vinculada a la misma. Consecuentemente con ello, el Canal de Comunicaciones puede ser utilizado por todos los organismos y empleados de la Diócesis de Almería, con independencia de cuál sea la modalidad jurídica que determine su relación laboral o de servicios, los proveedores, los patro­cinadores, los colaboradores, los agentes, y los miembros de los diferentes órganos colegiados de la diócesis, quienes deberán comunicar a través del Canal de Comunicaciones, cualquier irregularidad o incumplimiento de los que tengan conocimiento y que esté incluido en su ámbito objetivo. Igualmente, se facilita este Canal para poder formular cualquier consulta de tipo ético a la Diócesis de Almería, con relación a los valores, principios, normas o criterios contenidos en su Código Ético, o cualquier otra normativa interna de la misma.

PRINCIPIOS GENERALES

Protección de la identidad del informante

La Diócesis de Almería pretende garantizar la máxima protección en el funcionamiento del Canal de Comunicaciones, principalmente al informante, pero también a todos sus empleados y demás personas vinculadas con la misma, con independencia de la categoría laboral que tengan, o las funciones que desempeñen en el seno de la diócesis, especialmente en lo que atañe a la confidencialidad. Como medida para garantizar dicha confidencialidad se hace constar expresamente que el ejercicio del derecho de acceso por parte del afectado no supone, en ningún caso, el acceso a los datos relativos a la identidad del informante. Las personas que excepcionalmente, por necesidades imperativas para la investigación y decisión, tengan conocimiento de las comunicaciones que se realicen a través del Canal de Comunicaciones están obligadas a guardar secreto profesional sobre los datos de la persona informante, en particular los relativos a su identidad. No obstante, lo anterior la protección de la confidencialidad del informante o de terceros no se aplicará cuando se haya revelado por los mismos de manera intencionada su identidad en el contexto de una revelación pública.

Protección de los informantes

Para gozar de protección, los informantes deben creer razonablemente, a la luz de las circunstancias y de la información de que dispongan en el momento de la comunicación, que los hechos que se comunican son ciertos.

Se trata de una salvaguardia esencial contra comuni­caciones malintencionadas, frívolas o abusivas, que garantiza que quienes, en el momento de comunicar, comuniquen deliberada y conscientemente información incorrecta o engañosa no gocen de protección. Al mismo tiempo, dicha protección no se perderá cuando el informante comunique información inexacta por error cometido de buena fe. En cualquiera de los casos, los motivos del informante para llevar a cabo su comunicación son irrelevantes con relación al buen funcionamiento del Canal.

Se concede también protección a las personas que no apor­ten pruebas concluyentes pero que planteen dudas o sospechas razonables sobre los hechos afectados. La protección del informante se facilitará frente a las represalias tomadas contra la persona jurídica de la que el informante sea propietario, para la que trabaje o con la que esté relacionado de otra forma en un contexto laboral, como la denegación de prestación de servicios, o de cualquier otra práctica análoga. Asimismo, las represalias indirectas incluirán las medidas adoptadas contra los compañeros o familiares del informante que también mantengan una relación laboral con la Diócesis de Almería.

Prohibición de represalias y medidas de apoyo y protección al informante

Por el término «represalia» se expresa la estrecha relación (de causa y efecto) que debe existir entre la comunicación y el trato desfavorable sufrido, directa o indirectamente, por el informante, de modo que dicha persona pueda gozar de protección jurídica. Por ello, aquellas personas que de buena fe comuniquen la presunta comisión de una conducta comprendida en el ámbito objetivo de aplicación del Canal de Comunicaciones estarán protegidos frente a cualquier tipo de represalia, discriminación y penalización por motivo de las comunicaciones realizadas.

La prohibición de represalias prevista en el párrafo anterior no impedirá la adopción de las correspondientes medidas disciplinarias que sean procedentes, cuando la investigación interna determine que la comunicación realizada es falsa, y, que la persona que la ha realizado es consciente de su falsedad.

La Diócesis de Almería velará activamente por la aplicación de las medidas de apoyo y de protección al informante, de acuerdo con las circunstancias concurrentes en cada momento.

La protección de los afectados y de los terceros en el procedimiento

Los procedimientos vinculados al Canal de Comunicaciones deben posibilitar la protección de la identidad de las personas afectadas y/o de los terceros a que se refiera la comunicación (por ejemplo, testigos, etc.) en todas las fases del procedimiento. Las personas que revelen directa y públicamente infracciones también recibirán la correspondiente protección, siempre que a juicio de la Comisión de Cumplimiento Normativo existan motivos fundados para sospechar que existe un peligro inminente o manifiesto para el interés de la Diócesis de Almería o un riesgo de daños irreversibles, incluido un peligro para la integridad física. Del mismo modo, dichas personas recibirán protección, cuando a juicio de la Comisión de Cumplimiento Normativo tenga motivos fun­dados para pensar que, si presentaran una comunicación externa, correrían el riesgo de sufrir represalias o sería poco probable que la infracción se resolviera de manera efectiva, dadas las circunstancias particulares del caso.

El asesoramiento al informante

La Comisión de Cumplimiento Normativo será la encargada de prestar y proporcionar el ase­soramiento individualizado y la información precisa al informante, con relación al ejercicio responsable de su facultad de llevar a cabo una comunicación.

Las obligaciones legales o contractuales como causa de inadmisión de comunicacio­nes.

Las obligaciones legales o contractuales de las personas, como las cláusulas de fidelidad o los acuerdos de confidencialidad y no publicidad, no podrán ser invocadas para impedir las comunicaciones, para denegar la protección o para penalizar a los informantes por haberlas presentado cuando la transmisión de información que esté contemplada en dichas cláusulas o acuerdos sea necesaria para revelar la infracción. Cuando se cumplan estas condiciones, no se podrá imputar a los informantes responsabilidad alguna, ya sea civil, penal, administrativa o laboral. Dicha exención no debe hacerse extensiva a la información superflua o desconectada causalmente con los hechos objeto de la comunicación, que el interesado hubiera revelado sin basarse en motivos fundados.

La inmunidad del informante

Cuando el informante hubiera obtenido de manera legal acceso a la información comuni­cada o los documentos que la contienen, tendrá inmunidad con relación a la responsabilidades canónica, civil, administrativa o laboral derivada de la comunicación presentada. Esto se aplica tanto a los casos en los que el informante revele el contenido de documentos a los que tenga acceso legalmente como a aquellos en los que realice copias de los mismos o los retire de los locales de la entidad de la cual es empleado en contravención de cláusulas contractuales o de otro tipo que estipulen que dichos documentos son propiedad de la misma.

Cuando el informante haya obtenido la información o documentos mediante la comisión de una infracción penal como la intromisión física o informática, su responsabilidad penal ha de regirse por la legislación que en cada caso sea aplicable. No obstante, lo anterior, el informante será respon­sable de las acciones y omisiones que no guarden relación con la comunicación o no resulten necesarias para revelar una infracción.

La tutela de la privacidad en el Canal de Comunicaciones

Todos los datos personales derivados de la formulación de cualquier comunicación están especialmente protegidos por la normativa canónica y civil vigente en cada momento sobre protección de datos de carácter personal. Esta protección se hace extensiva no sólo a aquellas conductas que por su carácter irregular presuntamente puedan atentar contra la legislación general o sectorial, sino también a aquellos datos personales, vinculados a las presuntas vulneraciones de las políticas o normativas internas de la Diócesis de Almería, así como a los códigos éticos que por esta se puedan desarrollar y mantener vigentes en cada momento.

La protección de los representantes de los trabajadores

Sin perjuicio de la protección de la que disfrutan los representantes de los trabajadores en su condición de tales en virtud de su normativa laboral específica, disfrutan de la correspon­diente protección por parte de la Diócesis de Almería tanto si comunican infracciones en su calidad de trabajadores como si han prestado asesoramiento y apoyo al informante.

Existencia y gestión del Conflicto de Intereses

En todo momento se asegurará la gestión del conflicto de intereses por parte de la Comisión de Cumplimiento Normativo de la Diócesis de Almería para que en ningún caso la persona vinculada con la comunicación participe o pueda tener voz o voto en dicho expediente durante la tramitación del mismo.

TRAMITACIÓN DE LAS COMUNICACIONES

Recepción de comunicaciones

Es competencia directa de la Comisión de Cumplimiento Normativo de la Diócesis de Almería, la recep­ción y valoración de todas las comunicaciones que se informen a través del Canal de Comunicaciones, dándose con ello cumplimiento a la exigencia de la designa­ción de una persona competente para seguir la tramitación de las comunicaciones de manera diligente, la cual mantendrá la comunicación con el informante y, en su caso, le solicitará la subsanación de la comunicación a la misma, el cual dará respuesta a dicha comunicación.

Tramitación de la comunicación que afecte al Modelo de cumplimiento

Si el contenido de la comunicación recibida se refiere a una presunta vulneración legal o reglamentaria del ordenamiento jurídico vigente, de la normativa interna de la Diócesis de Almería, de su Código Ético o de cualquier otra circunstancia que contradiga o pudie­ra contradecir el Modelo de Cumplimiento de la misma, la Comisión de Cumplimiento Normativo procederá a la designación de un Instructor del expediente, entre profesionales de reconocida experiencia en el ámbito del Cumplimiento Normativo.

Si el contenido de la comunicación recibida contuviere otro tipo de información, la Comisión de Cumplimiento Normativo adoptará la decisión que proceda en cada caso.

Notificación de las actuaciones al informante

Dentro de los 7 días hábiles siguientes a la recepción de la comunicación, la Comisión de Cumplimiento Normativo procederá a acusar recibo de la misma al informante, al que se comuni­carán las medidas previstas o adoptadas para tramitar la comunicación y los motivos de dicha tramitación. En todos los casos, el informante será informado de los progresos y el resultado de la investigación.

Revisión judicial de los hechos objetos de la comunicación

El informante tendrá derecho a una revisión judicial de la comunicación efectuada.

Subsanación del contenido de las comunicaciones

Si la Comisión de Cumplimiento Normativo detectara deficiencias en la comunicación, éste informará de las mismas al informante. Si en el plazo de 5 días hábiles a contar desde el día si­guiente al de la notificación, no se subsanaran los requerimientos, se procederá a la inadmisión de la comunicación y a su consiguiente archivo, no iniciándose, por tanto, una investigación.

La Comisión de Cumplimiento Normativo evidenciará la recepción de la comunicación, de la decisión adoptada y de su archivo, haciéndose constar los motivos en los que se haya basado para adoptar tal decisión. Esta resolución de la Comisión de Cumplimiento Normativo no impedirá la iniciación posterior de una investigación si se recibiera información de carácter adicional a la ya valorada.

En todo supuesto de inadmisión, la Comisión de Cumplimiento Normativo procederá a informar al informante, por escrito y en la dirección de contacto por él facilitada, de la decisión de inadmisión, indicando y motivando suficientemente la causa de inadmisión que concurra. Adicionalmente, en el transcurso de cualquier investigación, se le podrá pedir al informante que proporcione información adicional, pero éste no tendrá la obligación de hacerlo. Asimismo, cuando todavía se esté considerando la tramitación apropiada, el informante será informado de ello, así como de cualquier otra respuesta que deba esperar.

La tramitación y la respuesta al informante se producirá en un plazo razonable no superior a tres meses, con el fin de remediar con prontitud el problema objeto de la comunicación, así como de evitar la revelación públi­ca innecesaria de información. No obstante, lo anterior, dicho plazo podrá ampliarse a seis siempre que sea necesario debido a circunstancias específicas del caso, en particular la natu­raleza y la complejidad del asunto, que puedan justificar una investigación larga. El expediente quedará cerrado con la realización de dicha notificación. El informante podrá aportar aquella información que considere oportuna, a efectos de volver a abrir el expediente.

Inadmisión de comunicaciones

Si la comunicación no cumple con los requisitos de forma exigidos, o los hechos comuni­cados no suponen una infracción de las previstas en el ámbito objetivo del Canal de Comu­nicaciones, se comunicará al informante su inadmisión, y con relación a los datos personales contenidos en ella, se eliminarán de manera inmediata, de acuerdo con las causas de inadmi­sibilidad de las comunicaciones y/o comunicaciones previstas en el presente apartado.

Son causas de inadmisión entre otras:

  1. Las comunicaciones que se reciban por cauces distintos a lo esta­blecido en esta Política del Canal de Comunicaciones.
  2. El incumplimiento de los requisitos de forma exigidos.
  3. Cuando los hechos afectados no tengan encaje en el alcance objetivo del Canal de Comunicaciones.
  4. Cuando se produzca la descripción de los hechos de forma genérica, imprecisa o inconcreta.
  5. Cuando la comunicación realizada se refiera a hechos que nada tengan que ver con la Diócesis de Almería.
  6. Las comunicaciones que sean una mera repetición de la anterior no serán admitidas.

La realización de las comunicaciones de las actuaciones al afectado

Cualquier persona que haya sido objeto de comunicación (el afectado) será informado tras la recepción de la comunicación sobre:

  1. La recepción de la comunicación.
  2. El hecho del que se le acusa.
  3. Los departamentos y terceros que podrán ser destinatarios de la comunicación.
  4. Cómo ejercitar sus derechos sobre protección de datos, de conformidad con la norma­tiva vigente sobre la misma.

No obstante, lo anterior, si -a juicio de la Comisión de Cumplimiento Normativo- existe riesgo de que la notificación al afectado comprometa la investigación, se destruyan evidencias o pruebas o se comprometa el normal funcionamiento de la Diócesis de Almería, dicha comunicación podrá aplazar­se hasta que el citado riesgo desaparezca. En todo caso, el plazo para informar al afectado no excederá de un (1) mes desde que se haya recibido la comunicación, con la posibilidad de extender dicho plazo a un máximo de tres (3) meses si existen razones justificadas para ello. Todo ello sin perjuicio de que la ley pueda establecer, expresamente y de forma vinculante, unos plazos distintos, en cuyo caso éstos serán los que se deban atender.

Plazo de la investigación y de formulación de propuesta de resolución

La investigación no podrá exceder del plazo de tres meses (3) desde la recepción de la co­municación, debiéndose formular la propuesta de resolución antes de dicho plazo. Este plazo podrá ser mayor -otros tres meses adicionales-, si hay motivos extraordinarios y necesarios que lo justifiquen y así lo aprueba la Comisión de Cumplimiento. En este caso, se informará expre­samente al informante y al afectado de los motivos que justifican dicha ampliación.

Aplicación concreta de la protección de datos en el Canal de Comunicaciones. Cláusu­la informativa sobre protección de datos de carácter personal

Los datos personales recabados en el marco del Canal de Comunicaciones serán tratados con la exclusiva finalidad de tramitar las comunicaciones y/o denuncias al amparo del artículo 24 de la Ley Orgánica 3/2018 de 5 de diciembre, a los efectos de gestionar y en su caso investigar la realidad de los hechos objeto de la comunicación.

Aquellos datos perso­nales que se recaben en el marco de una comunicación y que den lugar a la apertura de la correspondiente investigación se integrarán en el tratamiento denominado “Canal de Comuni­caciones”, respecto del que la Diócesis de Almería ostenta la condición de responsable del tratamiento.

En cambio, se hace constar expresamente que los datos personales contenidos en aquellas comunicaciones y/o comunicaciones que no sean admitidas a trámite, no se incorporarán a ningún tratamiento, procediéndose a su eliminación o borrado seguro con carácter inmediato.

Los datos personales recabados en el marco de la investigación podrán comunicarse a la Comisión de Cumplimiento Normativo, y a la autoridad eclesiástica competente. Tanto el informante como el afectado serán informados debidamente, en cada caso, de las personas y órganos concretos a los cuales se van a comunicar sus datos personales. Los interesados podrán ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición y cualesquiera otros derechos previstos en la normativa vigente sobre protección de datos personales, a través de la dirección de correo electrónico lopd@diocesisalmeria.com adjuntando una copia de un documento oficial de identidad.

No obstante, lo anterior, el derecho de acceso del afectado estará limitado a sus propios datos de carácter personal, no teniendo acceso a los datos sobre la identidad del informante dado el carácter confidencial de dichos datos vinculados al Canal de Comunicaciones, ni a otros datos personales de terceros obrantes en el expediente.

Finalmente debe tenerse en consideración que la comunicación y de los empleados y terceros deberán conservarse en el sistema de comunicaciones únicamente durante el tiempo imprescindible para decidir sobre la procedencia de iniciar una investigación sobre los hechos afectados.

En todo caso, transcurridos tres meses desde la introducción de los datos, deberá proce­derse a su supresión del sistema de comunicaciones, salvo que la finalidad de la conservación sea dejar evidencia del funcionamiento del modelo de prevención de la comisión de delitos por la persona jurídica. Las comunicaciones a las que no se haya dado curso solamente podrán constar de forma anonimizada, sin que sea de aplicación la obligación de bloqueo prevista en el artículo 32 de esta Ley Orgánica 3/2018 de 5 de diciembre.

Transcurrido el plazo mencionado en el párrafo anterior, los datos podrán seguir siendo tratados, por el órgano al que corresponda, conforme al apartado 2 de este artículo, la inves­tigación de los hechos afectados, no conservándose en el propio sistema de información de comunicaciones internas.

PROCEDIMIENTO

Designación del instructor

Si la comunicación cumple con todos los requisitos formales exigidos y la Comisión de Cumplimiento Normativo considera que pudieran existir razones suficientes para abrir una investigación, éste dará traslado de la comunicación recibida al instructor designado.

Para garantizar la máxima transparencia en las designaciones, la primera designación recaerá en el miembro de la Comisión de Cumplimiento Normativo de mayor edad, y así sucesivamente.

El presidente de la Comisión de Cumplimiento Normativo quedará exento del nombramiento como Instructor.

La Comisión de Cumplimiento Normativo estará formada por el Vicario General de la Diócesis de Almería que la preside, el Canciller-Secretario General de la Diócesis de Almería, la Directora de la Oficina diocesana para la protección del menor y personas vulnerables de la Diócesis de Almería y el Asesor Jurídico de la Diócesis de Almería.

Diligencias de investigación

En el marco de una investigación, el Instructor podrá recabar cuanta información y docu­mentación considere necesaria o conveniente para tratar de esclarecer los hechos denunciados.

A tales efectos podrá practicar aquellas diligencias de investigación que sean necesarias a tales fines, garantizando en todo momento los derechos que asistan a todas las personas, que sean objeto de dicho proceso de investigación.

El Instructor podrá adoptar aquellas medidas incidentales que sean necesarias o convenien­tes para la mejor tramitación del expediente de investigación.

Plazo de la investigación y de formulación de propuesta de resolución

La investigación no podrá exceder del plazo de tres meses (3) desde la recepción de la co­municación debiéndose formular la propuesta de resolución antes de dicho plazo. Este plazo podrá ser mayor, si hay motivos extraordinarios y necesarios que lo justifiquen y así lo aprueba la Comisión de Cumplimiento Normativo. En este caso, se informará expresamente a informante y afectado de los motivos que justifican dicha ampliación.

Deber de cooperación

Todas las personas vinculadas con el Modelo de Cumplimiento de la Diócesis de Almería deberán cooperar en las labores de investigación que se lleven a cabo cuando sean requeridos para ello, poniendo a disposición del Instructor cuanta información sobre los hechos objeto de la investigación o de cualquier otra forma se les solicite, siempre de acuerdo con lo previsto en el ordenamiento jurídico.

Propuesta de resolución

Una vez concluida la investigación o transcurrido el plazo para el desarrollo de la misma, el Instructor, propondrá a la Comisión alguna de las siguien­tes propuestas con relación a las personas sujetas a las normas disciplinarias contenidas en el Convenio Colectivo:

  1. El archivo de la comunicación y de las actuaciones realizadas, cuando no hayan quedado suficientemente acreditados los hechos denunciados, o éstos no sean constitutivos de una infracción incluida en el ámbito objetivo del Canal de Comunicaciones.
  2. En el caso de que se trate de una investigación sujeta a las normas disciplinarias del Convenio Colectivo dictará la co­rrespondiente resolución exponiendo los resultados alcanzados y acordando el archivo de la comunicación salvo que proceda otra resolución, de acuerdo con las circunstancias concurrentes.
  3. En el caso de que la persona física o jurídica investigada no esté sujeta a las normas disciplinarias contenidas en el Convenio Colectivo, formulará una propuesta de resolución, debidamente justificada, de las posibles medi­das a adoptar, si los hechos denunciados han quedado suficientemente acreditados, y, además, son constitutivos de una infracción incluida en el ámbito objetivo del Canal de Comunicaciones.
  4. En el caso de que se juzgue conveniente, se podrá recurrir a la mediación como fuente de resolución alternativa del conflicto una vez investigado.

Ejecución de la sanción o medidas que procedan en cada caso

La Comisión de Cumplimiento Normativo asegurará que se apliquen de manera efectiva las sanciones o medidas que procedan en cada caso.

La ejecución de dichas sanciones o medidas se llevará a cabo por la persona o personas que tengan atribuidas dichas funciones en la Diócesis de Almería (en el caso de empleados será el Vicario General y Moderador de la Curia).

Principio de proporcionalidad

Los datos personales recabados en el marco del Canal de Cumplimiento Normativo:

  1. Se limitarán a los estricta y objetivamente necesarios para tramitar las comunicaciones y/o denuncias y, si procede, comprobar la realidad de los hechos objeto de informa­ción.
  2. Serán tratados en todo momento de conformidad con la normativa de protección de da­tos personales vigente, para fines legítimos y específicos en relación con la gestión y la investigación que pueda surgir como consecuencia de la comunicación y/o denuncia.
  3. No se utilizarán para otros fines diferentes a los ya indicados.
  4. Serán adecuados y no excesivos en relación con las citadas finalidades.
  5. Dichos datos personales serán objeto de tratamiento el tiempo imprescindible para garantizar la adecuada investigación y la resolución del expediente.
  6. Transcurridos tres meses desde la formulación de la denuncia/comunicación los mismos serán tratados a los efectos de la aplicación del artículo 24.4 de la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre de Protección de Datos Personales y garantías de los derechos digitales, en el ámbito del expediente sancionador que, en su caso, se incoe.

Medidas de seguridad y confidencialidad

La Diócesis de Almería se asegurará de que se adopten todas las medidas técnicas y organizativas necesarias para preservar la seguridad e integridad de los datos personales objeto de las comunicaciones recibidas, así como cualquier otro dato de carácter personal derivado de la gestión e investigación de las mismas, al objeto de protegerlos de divulgaciones o accesos no autorizados.

A estos efectos, la Diócesis de Almería ha adoptado las medidas apropiadas para garantizar el secreto profesional, la confidencialidad, la seguridad y la integridad de todos los datos personales que son objeto de tratamiento, y se asegurará especialmente en garantizar la seguridad de los da­tos personales relativos a la identidad del informante, a los efectos de que no sean divulgados al afectado o terceros en cualquier fase o momento de la investigación, incluso cuando la misma haya concluido, respetando, en todo caso, los derechos y las libertades fundamentales de la persona, sin perjuicio de las acciones que, en su caso, puedan adoptar las autoridades judiciales y/o los reguladores de protección de datos personales que sean competentes. Estas garantías se extenderán también a los datos personales de terceros obrantes en el expediente.

Botón volver arriba