Ramón Bogas Crespo

  • “QUIEN NO ESTRENA, NO TIENE MANOS”

    No sé si será una idealización infantil, pero recuerdo el Domingo de Ramos como uno de los días más luminosos del año. En casa nos enseñaba el abuelo a rizar unas pequeñas palmas, nos levantábamos temprano para ir a la misa en una radiante mañana, y nuestra madre nos preparaba algo para estrenar (aunque fueran unos calcetines). Porque ya sabéis el refrán popular: “Domingo de Ramos, quien no estrena, no tiene manos”. Me pregunto con ironía: ¿Qué voy a estrenar este año si no tengo donde comprar? ¿Si nadie me verá lo estrenado? Y descubro una de esas lecciones que nos está dando este tiempo de obligada reclusión: ese empecinamiento de vivir hacia afuera, preocupados por el aplauso de los demás se ha quedado en un segundo plano para pasar a tener que “soportarnos” por dentro. Hoy os propongo algunas…

    Leer más »
  • ¿CASUALIDAD O SIGNO DE LA PROVIDENCIA?

    Hay fechas cargadas de fuerza simbólica. Recuerdo el día que cumplí 40 años. Había organizado una fiesta especial, invité a mis buenos amigos e incluso a los que viven más lejos. Todo preparado, listo para pasar una jornada estupenda. Amanecí mareado, con dolor intestinal y vómitos… definitivamente, había que suspender el cumpleaños. Justo el día que cumplía los 40, entendí que dejaba atrás esa fuerza de la juventud a la que ningún plan se le “chafa”, para dejar paso al “si Dios quiere”. ¿Casualidad o signo de la providencia? No tengo todas las respuestas ¡Ya me gustaría! El estado de alarma acaba (supuestamente) el 11 de abril por la noche. Una fecha cargada de sentido y misterio para los cristianos: es sábado Santo, noche de la Pascua. El día del “Silencio de Dios” que diría mi amigo Serafín, el día…

    Leer más »
  • TODO LO QUE HARÉ CUANDO “ESTO” ACABE…

    No sé si ya os habéis hecho la lista de lo primero que haréis cuando esta pesadilla se acabe. Abrazar a mi nieto, coger la bicicleta, tomarme una caña con los amigos en el paseo marítimo o ir a misa y saludar a la gente de mi comunidad cristiana. Son tantos los planes que se nos acumulan en nuestra mente, que tendremos que poner orden y establecer prioridades. Es la fuerza del deseo, o me atrevería a decir LA TRAMPA DEL DESEO. El ser humano tiene dentro de sí esa fuerza ciega y casi despótica que nos hace estar siempre corriendo tras la sombra, sin detenerse nunca. “Sigamos adelante un poco más, porque, finalmente, encontraremos quizás lo que buscamos”. Y así una montaña tras otra, extenuados y decepcionados, porque, finalmente, no estaba donde pensábamos, sino en la siguiente por ascender.…

    Leer más »
  • SE ME CHAFARON LOS PLANES

    ¡Me encanta hacer planes! Soy de esos “adictos” a planear qué voy a hacer el domingo a mediodía, dónde podría ir en esos dos días libres. Una cena con mis hermanos, ese pequeño viaje con los amigos, aquella película que me falta por ver… A eso, hay que añadirle mis reuniones y “urgencias”: la formación de Cáritas, el retiro con la parroquia, la charla con este o aquel grupo… así hasta que todos los días del calendario de mi IPHONE tengan un punto que me recuerde que tengo un compromiso, una cita: el bautismo de Alicia, la comida con los amigos queridos, la visita a aquel restaurante del que tanto me hablaron… Y, de repente, llega este maldito bichito, y anula mis urgencias, me desbarata mi agenda y me chafa aquel plan que había previsto con tanta ilusión. Creía que…

    Leer más »
  • ADIÓS

    Mi artículo de hoy es un poco especial. Hace tres años, en otoño, comenzaba a escribir estos “articulillos” con la mirada de la fe. Tres años dan mucho de sí. Muchas historias, y esa combinación “muy bogas” de mirada atenta a la vida y búsqueda de luz en la Palabra. Ahora llega el momento de ceder el testigo. Mi compañero de viaje, Paco Sáez, ha terminado sus tres años del ciclo litúrgico, y ahora se encargará un nuevo tandem de hacer el comentario al evangelio y esta sección. Pero antes de irme os cuento la última. Hace un par de años fui a un curso que organizaba la Conferencia Episcopal para todos los portavoces de las diócesis. Recuerdo que la primera charla la dio una chica joven, responsable de comunicación de una gran empresa, y empezó con humildad a hablarnos…

    Leer más »
  • EL ÚLTIMO TREN

    Semifinal de Masterchef. El expulsado en esta ocasión es Boris Izaguirre. Este controvertido, histriónico, pero genial animal televisivo, en su despedida, le suelta a Eva González una frase que me “toca”: “Sabes que muchas veces te dicen que solo pasa un tren y hay que cogerlo. Pues yo estoy convencido de que en la vida hay dos trenes y estoy encantado de haberlo vuelto a coger porque me ha hecho mejor persona”. Y tiene toda la razón. La dictadura de la única oportunidad, del azar caprichoso, del destino inexorable es un constructo social y romántico que nos puede paralizar en esa apasionante tarea vital que es REINVENTARNOS. Tengo a mi alrededor maravillosas historias de segundos trenes. El amigo, que después de años en paro, no dejó de estudiar ni un momento y ahora está feliz en su nuevo trabajo; la…

    Leer más »
  • LA PUERTA DE LA HUMILDAD

    Hoy os llevo de viaje. Tierra Santa es un lugar mágico, interesante y espiritual. Los que hemos tenido la suerte de ir hemos traído recuerdos imborrables en nuestra memoria. Uno de ellos, la visita a Belén. Aquella ciudad con mucho sabor árabe, situada en el actual estado de Palestina, tiene como foco de peregrinación el lugar donde nació Jesús. Apoyándose en la tradición, el emperador Constantino mandó construir una gran basílica sobre la gruta donde los pobladores de aquellas tierras situaron el nacimiento del Salvador. No es mucho lo que se conserva de la primitiva basílica, que más tarde fue reconstruida en el siglo VI en la época bizantina. Lo que me llamó la atención de este maravilloso templo es que para entrar en él debe hacerse por una diminuta puerta. El acceso se tapió para evitar asaltos, y sólo…

    Leer más »
  • LA SACRISTANA

    En cuanto llegué al pueblo, aquella sacristana me acogió con cariño. Habían pasado muchos sacerdotes ya por la parroquia, lustros de servicio y, según ella, era la hora del recambio: “Don Ramón, ya llevo muchos años, estoy mayor, nadie me ayuda. Sería bueno que buscara a alguien más joven”. Yo tenía 25 años, estaba cargado de vida e inexperiencia y, en seguida, le propuse a una chica que si podía hacernos ese favor. ¿Qué creen que ocurrió después? Lo han adivinado. Enfado monumental, la sacristana no me hablaba, las hijas me hicieron el juicio de Nuremberg por lo malvado que fui… En aquel tiempo todavía pensaba que las palabras significaban lo que expresaban, y que somos capaces de dejar con facilidad el relevo a otras personas. Pero no sean ilusos. Todos tenemos apegos a nuestros “carguillos”. También en los ámbitos…

    Leer más »
  • LA PRÓRROGA. IN MEMORIAM A RAFAEL YUSTE, SJ

    Aquella fea tos presagiaba lo peor. Después de las pruebas oportunas, se confirmó el diagnóstico: cáncer de pulmón. Nos sentamos en una terraza en el paseo del Palo de Málaga, y me dijo con su fina ironía que había anotado dos cosas en cuanto se había enterado de la noticia. La primera, que perdonaba desde ese momento a todos lo que le dijeran: “Cuántas veces te avisé que dejaras el tabaco”. Porque lamentarse no sirve de nada, y sus cigarros han sido fruto de largas reuniones de trabajo, muchas horas de estudio, apasionadas tertulias y vinos compartidos con los amigos. “¡Que le quiten lo fumao!”, que diría Rafa con su pícara sonrisa. La segunda anotación tenía más calado: “Ya he jugado el partido, ahora me queda LA PRÓRROGA”. Y se puso a jugarla a su estilo. Se marcó tres objetivos.…

    Leer más »
  • SEGUROS A TODO RIESGO

    Hace unos días tuve que alquilar un coche. De primeras, todo bien: económico, fácil y cómodo. Pero cuando te acercas al mostrador a retirarlo, te espera una sorpresa: “Si quiere tener un seguro a todo riesgo, que cubra cualquier cosa que pueda pasar…”. ¡Quién se niega a una oferta como esa! Al final, te cuesta más el seguro que el importe del alquiler en sí. Salí de allí pensando que, con toda seguridad, todos los clientes aceptarían el pago de ese seguro porque conecta con un anhelo muy humano: VIVIR SEGUROS A TODO RIESGO. No hay nada que más nos atraiga que poder tener todo asegurado. De hecho, paradójicamente, gastamos gran parte de nuestra existencia en “asegurar” una vida que estamos malgastando en estar seguros. Aunque parezca un juego de palabras, es fácil. De tanto vivir para garantizar el futuro,…

    Leer más »
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar
X