La Mirada de la FeNoticiasRamón Bogas Crespo

SON MIS AMIGOS… por Ramón Bogas Crespo

Tienes un problema, estás agobiado y parece que el mundo se desmorona a tu alrededor. Sientes la imperiosa necesidad de hablar con alguien, pero no con cualquiera. Descuelgas el teléfono, marcas un número y después te sientes mucho mejor. Si sabes de lo que te estoy hablando, tienes un AMIGO o una AMIGA. Solo ellos (aunque estén a cientos de kilómetros) te calman, te escuchan y tienen esa habilidad para que el fantasma que habías creado en tu imaginación se desvanezca.

La amistad es un vínculo especial que surge con algunas personas. Un lazo invisible que nos une de manera casi mágica y nos otorga la gran satisfacción de compartir experiencias y complicidades, confiando en que no te van a juzgar, sino que estás en PUERTO SEGURO. Dice la sabiduría popular que “Quien tiene un amigo, tiene un tesoro” y es verdad. No todo el mundo los tiene. Llega la familia, los traslados a otra ciudad, las obligaciones laborales, y muchos no han sabido cuidar o establecer nuevas relaciones de amistad.

Se pueden tener “amigachos de bar” (como decía mi madre) o amiguitas de Zumba, pero esos no son amigos de verdad. Estos se cuentan con los dedos de una mano. Y no, no puede ser tu hijo, tu pareja… son amores que juegan en distintas ligas. El autor norteamericano HUBBARD dijo: “Un amigo es uno que sabe todo de ti y a pesar de ello te quiere”. Y es verdad. Los amigos (dudo que las parejas) son los que te quieren tal y como eres, aun conociendo todas tus miserias.

Sorprende en el Evangelio de Juan como Jesús se dirige a sus discípulos: “Vosotros sois mis amigos. Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a vosotros os llamo amigos” (Jn 15, 9-17). Desde el pesebre hasta la Cruz, surge una relación del Maestro con nosotros que Él quiere llamarla Amistad. Me consuela saber que mi relación con Él es como la de esos amigos íntimos. Con Él te sientes sereno, tranquilo, sin juicios crueles y amado incondicionalmente. Parafraseando al autor citado anteriormente podríamos decir que “Jesús es el amigo que sabe todo de ti y a pesar de eso te quiere”.

Si tienes un amigo (como yo tengo el gusto de tenerlos y muy buenos), te ha tocado la lotería. No es fácil tener un amigo de verdad. No se pueden comprar en la “tienda de los amigos”. La amistad es de esas “cosas que pasan”. Eso sí, luego habrá que mantener esa relación, cuidarla con cariño, abonarla… COMO DEBERÍAMOS HACER CONTIGO, SEÑOR. La fe, la amistad son un DON, pero mantenerlas es una TAREA. ¡Y EN ELLO ESTAMOS!

Ramón Bogas Crespo

Director de la oficina de comunicación del obispado de Almería

 

 

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba