La Mirada de la Fe

  • ECCLESIA SEMPER REFORMANDA (IV)

    En estas últimas reflexiones hemos estado hablando de una Iglesia que no puede renunciar a implicarse, incluso a mancharse (a oler a oveja), en la construcción del mundo, porque, en caso contrario, bajo capa de espiritualismo, la Iglesia sería entendida como ajena a las preocupaciones y los quehaceres de este mundo. Pero, en ese proceso de comprometerse, una vez más, la Iglesia debe ser coherente con el evangelio. Parafraseando lo que el cardenal Hume pidió al entonces recién elegido Papa Francisco, la Iglesia tampoco puede olvidar que, en su acción comprometida con la construcción social, uno de los criterios principales y prioritarios es la opción por los pobres, como reconocía Benedicto XVI en un discurso pronunciado en Friburgo, el 25 de septiembre de 2011, ante representantes de asociaciones católicas que trabajan en la Iglesia y en la sociedad: «Hay una…

    Leer más »
  • ECCLESIA SEMPER REFORMANDA (III)

    La reforma de la Iglesia, en sí misma, no tendría sentido alguno si no fuera en función de aquello para lo que fue instituida por Cristo, el Señor: ser luz para las naciones, esperanza para todos los pueblos. Por eso, todos los cambios, que hemos propuesto en las anteriores miradas de fe, tienen una razón de ser: que la Iglesia se presente en medio del mundo de una forma nueva y renovada. ¿Cómo ha de ser esta forma nueva? ¿Cuáles deben ser sus características? ¿Tiene algo que decir el cristianismo en la construcción del mundo? Sí, una nueva forma de presencia, pues siempre es nueva y fresca esa presencia de la que es portadora la Iglesia. Es siempre nuevo, por su novedad, el anuncio de la buena noticia que clama esperanza, amor y misericordia: el evangelio que, parafraseando a san…

    Leer más »
  • ECCLESIA SEMPER REFORMANDA (II)

    Al hilo del artículo anterior, sobre una Iglesia que ha de estar siempre en proceso de reforma, implica también abrir la puerta a una revisión profunda de la moral. Es decir, una revisión capaz de repensar la moral cristiana fundamental desde la misericordia, sin declinar la verdad que la sustenta, pero superando concepciones excesivamente legalistas y abordando valerosamente algunas cuestiones morales concretas que en este momento dificultan, si no impiden, el acercamiento de nuestros cristianos a la vida de la Iglesia y que incluso les alejan de la fe. Una reflexión del gran teólogo Karl Rahner, en el año 1974, expresa de una forma muy precisa la situación en la que actualmente nos seguimos encontrando respecto a la renovación de la moral, porque para él «la Iglesia debería presentar valerosa e inequívocamente la moral, pero sin moralizar». Esto es, debería…

    Leer más »
  • ECCLESIA SEMPER REFORMANDA (I)

    En un mundo en constante cambio, supone necesariamente una constante hermenéutica la manera de comprender y expresar el mensaje del Evangelio, con el fin de formularlo con categorías actuales, de manera que sea comprensible para aquellos a los que está dirigido y responda a sus necesidades y a su búsqueda de sentido. Y supone también que este ejercicio de hermenéutica revierta sobre nosotros mismos, permitiéndonos recuperar su novedad transformadora, esa que al ponerlo en práctica cristaliza en propuestas operativas concretas que responden adecuadamente a los retos del presente y del futuro a los que nos debemos enfrentar como Iglesia y como miembros activos de esta sociedad. Todo ello exige atreverse a afrontar el reto de superar la fractura cultural y a inculturar el Evangelio, sin perder nada de su fuerza y de su juventud, en categorías actuales, comprensibles y provocadoras…

    Leer más »
  • SER SIGNO PARA ABRIR CAUCES DE DIÁLOGO CON EL MUNDO

    Uno de los cambios que nos permitiría revivificar la vida cristiana surge a partir de la recuperación de las comunidades parroquiales como estructura básica del gran tejido de la Iglesia. Comunidades formadas por cristianos adultos que se articulan y relacionan en régimen de fraternidad, que, en muchas ocasiones, desarrollan su vida en una situación de diáspora, de minoría, en contextos sociales de indiferencia e incluso de persecución por el enrarecimiento de la sociedad de hoy (y de siempre). Son comunidades llamadas a ser significativas por su estilo de vida, por la forma de relacionarse sus miembros entre sí y por su servicialidad hacia aquellos que necesitan su ayuda. Comunidades que, precisamente por su vocación de significatividad, no pueden convertirse en guetos, sino que necesitan estar abiertas al mundo para ser luz (cf. Mt 5, 14-16). Unas comunidades que, a partir…

    Leer más »
  • A TODOS NOS SACARON DE DETRÁS DEL REBAÑO

    Esta experiencia de Dios, de la que venimos reflexionando, vivida personal y eclesialmente, trae como consecuencia una renovación eclesial impulsada por el Espíritu y que ya fue recogida por la asamblea conciliar en la constitución Lumen gentium, según la cual todos somos invitados a tomar conciencia de nuestra dignidad bautismal, que nos hace miembros activos del pueblo de Dios. Pero no es suficiente que esta invitación se encuentre bellamente recogida en los textos oficiales de la Iglesia, sino que es necesario y urgente que la asumamos en la práctica en cada uno de los niveles eclesiales. Es necesaria y urgente la puesta en práctica de una eclesiología de comunión en la que se recupere la misión de la jerarquía como un servicio pastoral (diakonia/ministerium) y no como un poder (exousia/potestas), que potencie la comunión y genere cauces de participación de…

    Leer más »
  • PROFUNDIZAR LA EXPERIENCIA DE DIOS

    Ante el análisis que fuimos realizando de nuestro tiempo eclesial, interrumpido por este receso veraniego, el punto de partida no puede ser otro que la reconstrucción de la vida cristiana en toda su profundidad y radicalidad. Así lo han propuesto hasta la saciedad los grandes profetas, teólogos y místicos del pasado siglo XX (entre otros: D. Bonhoeffer, Juan XXIII, Teresa de Calcuta, K. Rahner, E. Stein). Un desarrollo sobre este proceder y de cómo llevarlo a cabo lo podemos encontrar a lo largo de nuestra experiencia cristiana de Dios. Una experiencia de Dios que parte de lo más íntimo de cada uno de nosotros, desde nuestra propia humanidad, cuando esta es vivida con profundidad y hondura, y que se manifiesta en forma de deseo. Deseo de plenitud, de realización, de eternidad, de amor… Un deseo, una sed, que nada ni…

    Leer más »
  • ANALIZANDO NUESTRO TIEMPO ECLESIAL (VI)

    Personalmente, considero que el camino que nos propone el pontificado actual es el de una renovación profunda, que vaya hasta las entrañas del cristianismo, desde las que sacar fuerzas para afrontar un tiempo nuevo, conscientes de que se agota una forma de vivir el cristianismo y de articularse la Iglesia que ha perdurado durante siglos, pero también de que esto supone necesariamente un nuevo proceso de inculturación del cristianismo, porque su novedad sigue teniendo vigencia para el hombre y la sociedad de hoy. Creo que también se nos invita a reconocer que en lo que está naciendo entre nosotros existen signos de la presencia del Espíritu y de su voluntad en el quehacer de la historia. Creo que esto nos obliga a discernir qué existe de su presencia en cada momento y en cada situación, qué hay de evangélico y…

    Leer más »
  • ANALIZANDO NUESTRO TIEMPO ECLESIAL (V)

    Dadas las reflexiones (miradas) anteriores, nos encontramos, pues, enfrentados a un futuro incierto, del que no sabemos cuál será su desenlace en las próximas décadas. Mientras, no deja de ser curioso cómo algunos profetizan la desaparición del cristianismo en Europa, otros hablan de su emigración a otros continentes, y otros, los más radicales, consideran ya su desaparición definitiva, como ocurrió con otras religiones del pasado, en cuyo caso seríamos «los últimos de Filipinas», a los que se nos pide saber morir con dignidad y haciendo el menor ruido posible. Y para evitar esta situación límite, algunos, en un empeño desesperado por mantener el cristianismo y la acción de la Iglesia a toda costa, optan, bien por un proceso restauracionista conservador, o bien por una adaptación del cristianismo de forma acrítica a las modas y a los «valores líquidos» de la…

    Leer más »
  • ANALIZANDO NUESTRO TIEMPO ECLESIAL (IV)

    Ante la fractura cultural y la pérdida de plausibilidad de la fe que tristemente observamos en la sociedad, el hecho es que, a pesar de nuestros intentos de acercamiento, muchas personas siguen considerando que el cristianismo y su mensaje, y en concreto la Iglesia católica, forman parte de un pasado obsoleto y oscuro del que lo mejor que deberíamos hacer es olvidarnos. Así lo manifestó una de las respuestas a la encuesta efectuada a los jóvenes con motivo del pasado Sínodo de la Juventud. ¡Y si esto dice uno de los que responden a la encuesta, qué no dirán los que pasan totalmente de consultas como esta! En efecto, el catolicismo ha sido expulsado de la cultura española, ha sido “exculturado” porque ha “perdido vigencia cultural” (llega incluso a afirmar el filósofo francés M. Gauchet) ya que no tiene apenas…

    Leer más »
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar
X