La Mirada de la Fe

  • ANALIZANDO NUESTRO TIEMPO ECLESIAL (VI)

    Personalmente, considero que el camino que nos propone el pontificado actual es el de una renovación profunda, que vaya hasta las entrañas del cristianismo, desde las que sacar fuerzas para afrontar un tiempo nuevo, conscientes de que se agota una forma de vivir el cristianismo y de articularse la Iglesia que ha perdurado durante siglos, pero también de que esto supone necesariamente un nuevo proceso de inculturación del cristianismo, porque su novedad sigue teniendo vigencia para el hombre y la sociedad de hoy. Creo que también se nos invita a reconocer que en lo que está naciendo entre nosotros existen signos de la presencia del Espíritu y de su voluntad en el quehacer de la historia. Creo que esto nos obliga a discernir qué existe de su presencia en cada momento y en cada situación, qué hay de evangélico y…

    Leer más »
  • ANALIZANDO NUESTRO TIEMPO ECLESIAL (V)

    Dadas las reflexiones (miradas) anteriores, nos encontramos, pues, enfrentados a un futuro incierto, del que no sabemos cuál será su desenlace en las próximas décadas. Mientras, no deja de ser curioso cómo algunos profetizan la desaparición del cristianismo en Europa, otros hablan de su emigración a otros continentes, y otros, los más radicales, consideran ya su desaparición definitiva, como ocurrió con otras religiones del pasado, en cuyo caso seríamos «los últimos de Filipinas», a los que se nos pide saber morir con dignidad y haciendo el menor ruido posible. Y para evitar esta situación límite, algunos, en un empeño desesperado por mantener el cristianismo y la acción de la Iglesia a toda costa, optan, bien por un proceso restauracionista conservador, o bien por una adaptación del cristianismo de forma acrítica a las modas y a los «valores líquidos» de la…

    Leer más »
  • ANALIZANDO NUESTRO TIEMPO ECLESIAL (IV)

    Ante la fractura cultural y la pérdida de plausibilidad de la fe que tristemente observamos en la sociedad, el hecho es que, a pesar de nuestros intentos de acercamiento, muchas personas siguen considerando que el cristianismo y su mensaje, y en concreto la Iglesia católica, forman parte de un pasado obsoleto y oscuro del que lo mejor que deberíamos hacer es olvidarnos. Así lo manifestó una de las respuestas a la encuesta efectuada a los jóvenes con motivo del pasado Sínodo de la Juventud. ¡Y si esto dice uno de los que responden a la encuesta, qué no dirán los que pasan totalmente de consultas como esta! En efecto, el catolicismo ha sido expulsado de la cultura española, ha sido “exculturado” porque ha “perdido vigencia cultural” (llega incluso a afirmar el filósofo francés M. Gauchet) ya que no tiene apenas…

    Leer más »
  • ANALIZANDO NUESTRO TIEMPO ECLESIAL (III)

    Antes de dar respuesta a esta problemática que venimos reflexionando, y con el fin de hacerlo de una forma más adecuada, deberemos analizar sus causas más profunda. Dos son las fuentes de las que proceden estos cambios. Una, los cambios sociales a los que nos hemos referido ya con anterioridad, que debernos considerar como lugares teológicos desde donde Dios nos habla, “signos de la época”, como dice Gaudium et spes (cf. GS 4), y otra, la fuerza y la frescura misma que brotan del Evangelio cuando no le ponemos bozal. En efecto, el Espíritu, que, como un fuerte viento, todo lo renueva, aventando la paja y separándola del grano (cf. Mt 3, 12). El Evangelio, que, como el arcón del que habla el evangelista Mateo, nos permite conservar lo mejor de nuestra tradición atesorada durante siglos, pero al mismo tiempo…

    Leer más »
  • ANALIZANDO NUESTRO TIEMPO ECLESIAL (II)

    Otro aspecto que manifiesta un cambio profundo en nuestra sociedad, y que afecta de lleno a los cristianos, es la disminución de la práctica sacramental, que va mucho más allá y es más profunda que la caída de la práctica dominical. Los datos sobre los sacramentos de la iniciación cristiana nos permiten reconocer que la dificultad de relevo no se da únicamente en los efectivos del clero, sino también en el pueblo cristiano. La comparación entre los nacimientos y los bautismos de niños nos permite tomar conciencia de ello. Y eso que aún son muchos los niños que se bautizan por contentar a sus abuelos y no, tristemente, por la fe de sus padres. Algo semejante arroja la comparación entre los datos de escolarización y las primeras comuniones. Pero, sin duda, el sacramento que se encuentra más tocado, y en…

    Leer más »
  • ANALIZANDO NUESTRO TIEMPO ECLESIAL (I)

    Durante las próximas semanas vamos a ir profundizando en las causas y en los caminos necesarios de respuesta al reto del momento presente en la Iglesia. Y este baño de análisis de la realidad, nos ayudará a evitar la tentación de quitar importancia al momento que estamos viviendo y de conformarnos con ir solamente parcheando a la espera de tiempos mejores. Resulta clamoroso, que en los diferentes mentideros y conversaciones sobre la situación por la que atraviesan la mayoría de las diócesis, congregaciones y parroquias, es frecuente que afloren algunas preocupaciones recurrentes, como la falta y el envejecimiento del clero, la disminución de la práctica sacramental, la ausencia de jóvenes, la falta de relevo generacional… Estas preocupaciones prácticas son signo de un malestar de fondo que proviene de la asunción de que los católicos españoles, igual que en otros países…

    Leer más »
  • UNA INCLUYENTE EDUCACIÓN INTEGRAL

    La enseñanza de la religión en la escuela se basa, por una parte, en el derecho de los padres a la formación religiosa y moral de sus hijos según sus convicciones y, por otra, en la contribución que esta enseñanza proporciona al pleno desarrollo de la personalidad del alumno, finalidad que la Constitución Española asigna a la educación escolar. A esta finalidad responde la enseñanza religiosa con la oferta de la dimensión religiosa y trascendente para la formación integral del alumno, como un área más dentro del sistema educativo y mediante el diálogo de la fe con la cultura. Así, una enseñanza que se diga integral y que desconozca o que ponga al margen la dimensión moral y religiosa de la persona sería un obstáculo para una educación completa del alumnado. En la actualidad se está perdiendo esta visión. Se…

    Leer más »
  • JARDINEROS DEL JARDIN DEL EDÉN

    Decíamos la semana pasada que el sentido común nos anima a promover la vida, entendiendo que, al hacerlo, al favorecer toda forma de vida, nos estamos ayudando a nosotros mismos. Pero esto, que puede sonar a egoísmo sin serlo necesariamente, se afianza aún más al descubrir que es voluntad de Dios el que así lo hagamos. Nos lo recuerda Jesucristo al explicar que «lo que hacemos a los demás se lo hacemos a él» (Mt 25, 40), pero nos lo propone el común de las creencias religiosas en cuanto a que postulan de una u otra manera la famosa «regla de oro», la que invita a «tratar a los demás como uno desea ser tratado, a no hacer a los demás lo que uno no quiere que le hagan» (cf. Mt 7, 12; 22, 40; Lev 19, 18; Tob 4,…

    Leer más »
  • LA IMPERIOSA NECESIDAD DEL OTRO

    Decía F. Dostoievski que «el secreto de la existencia humana está no solo en vivir, sino también en saber para qué se vive». Así, actuar de acuerdo con el plan de Dios resulta coherente con nuestra esencia como seres humanos, pues al llevarlo a cabo, no solo colaboramos en la construcción del Reino de Dios, sino que transformamos el mundo en vida, en hogar y en familia. Es decir, crecemos en nuestra condición de criaturas sociales y afectivas, capaces de relacionarse, entenderse, amarse y progresar en equipo. Lo contrario es entrar en una locura de destrucción que empieza por atacar lo que nos contraría o incomoda y acaba eliminando todo lo que no coincide exactamente con nuestra visión de las cosas. Es decir, maniqueísmo, fascismo, comunismo…, e identificación total con cualquier otro «ismo» que, lejos de favorecer la vida, acaba…

    Leer más »
  • DESESCALADA INTERIOR

    Soy un poco gato. Nunca me gustaron demasiado los abrazos y las caricias (supongo que los freudianos tendrán mucho que decir sobre esto). Es cierto que me he ido “convirtiendo” poco a poco, porque todos los modernos se toquetean mucho, y yo (que de mayor quiero serlo también) he ido aprendiendo el poder curativo que tiene el roce de la piel. Ahora que llevo más de cuarenta días sin dar la mano, un abrazo o un beso en la mejilla (recordad que vivo solo) me pregunto si volveré a tener la confianza necesaria para volver a hacerlo. Sin duda, la palabra que la RAE va a elegir este año 2020 como “palabra del año” va a ser DESESCALADA. Se refiere a ese proceso de sucesivas medidas para alcanzar la “nueva normalidad”. Pero tengo serias dudas si un Decreto ley conseguirá…

    Leer más »
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar
X