Jesús García AízLa Mirada de la Fe

DE LA FINITUD A LA ESPERANZA

Sin preaviso todo nos ha cambiado. ¡La vida! Aunque hemos pretendido manejarla a nuestro antojo, nos ha bastado una infección para entender que la vida es un don gratuito. Pero, además, hemos de reconocer el milagro de esa vida integral, que es armonía con las cosas, con los demás y con la divinidad. Y es que Dios es la fuente de la vida, por ello, nuestra fe nos impulsa a pedir ese regalo, a vivir con gratitud ese don, a difundir con alegría la experiencia de vivir esa armonía.

Sin embargo, al llevar una vida apagada y rutinaria, vacilante y quebradiza, olvidamos el origen de nuestra vida y el destino que nos espera. Nuestros pensamientos y deseos se han visto enzarzados en proyectos que en muchos casos no han dado testimonio de la vida verdadera.

Todos los compromisos que hemos visto cancelados nos enseñan que no somos tan imprescindibles como creíamos. Este virus nos ha enseñado la fragilidad de la vida, que no somos indispensables, que todo lo que tenemos puede evadirse en cualquier momento y ante ello nos hemos visto necesitados de unirnos como personas, cuidarnos como humanidad, como comunidad, realizando ejercicios de cercanía y ternura. El virus nos ha recordado que no podemos vivir a solas, que nadie es una isla.

Quizás también esta crisis nos haga redescubrir lo que significa participar presencialmente en la liturgia comunitaria, recibir el sacramento de la reconciliación con Dios y celebrar activamente la eucaristía. Esta crisis es ciertamente una prueba que reforzará nuestros pasos por el camino de la fe.

Aun cubriéndonos con la mascarilla, hemos dejado ver nuestro verdadero rostro. Hemos visto que nuestra pretendida autosuficiencia se desmorona ante el temor a la enfermedad y a la muerte. De hecho, hemos pensado que estábamos autorizados a vivir “como si Dios no existiera”, porque finalmente habíamos logrado desterrarlo y sustituirlo. Y el virus nos ha desvelado nuestra necedad. Así, antes de la pandemia hemos concedido un valor excesivo a una vida camuflada en el tener y el poder, que tanto nos ha ocupado y preocupado. Y ahora la amenaza del virus ha levantado en nuestra conciencia una llamada de atención.

A tantos creyentes, el miedo al virus y sus dramáticas consecuencias nos ha recordado que no hay salvación sin un Salvador; porque, aunque los tiempos sean difíciles y ahora nos amenace esta pandemia, nuestra alma sigue esperando en el Señor y en su Palabra, porque solo de Él viene la salvación, y ese es nuestro hermoso canto a la esperanza. Y es que de pronto nos damos cuenta de algo que habíamos olvidado y que esta cuaresma tan singular, que nos mantiene confinados, nos revela: pasar del reconocimiento de nuestra finitud a la esperanza.

Jesús García Aiz

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar
X