Comentario Bíblico Ciclo A

SOLEMNIDAD DE CRISTO, REY DEL UNIVERSO

¿Qué decisión hemos tomado respecto a Cristo?

Nuestro día a día está marcado por las innumerables decisiones que tomamos. La mayoría de esas decisiones son inconscientes. Generalmente afectan a acciones que no tienen mayor trascendencia y que están enmarcadas dentro de nuestra rutina diaria. Unas pocas decisiones, a lo largo del día, se toman tras un proceso de reflexión más pausado y consciente. Tanto unas como otras, tienen una característica común; son decisiones que emanan de tres o cuatro decisiones fundamentales que hemos tomado en nuestra vida.

En el «credo» profesamos que Jesucristo, como Señor de la historia, volverá revestido de gloria para juzgar a vivos y a muertos. Ese juicio consistirá en mostrar la coherencia interna de nuestras decisiones. Todas aquellas pequeñas decisiones del día a día que manifiestan hasta qué punto es verdad que he decidido ser cristiano.

En el domingo de Cristo Rey del Universo, leemos el fragmento evangélico en el que san Mateo describe una escena impactante; la que denominamos: el «juicio final». Este título es una transposición de categorías plenamente humanas a Dios. Como si el Señor se sentase en un estrado y con autoridad plenipotenciaria dictase sentencia, estableciendo quién es bueno y quién es malo. Esta representación no corresponde con la realidad de un Dios que por nosotros ha compartido nuestra débil condición humana y, por nosotros, ha dado hasta el último aliento de su vida.

El evangelio de hoy habla del momento en que todas nuestras obras queden de manifiesto; del momento en que se verá si nuestras pequeñas decisiones cotidianas son coherentes con nuestra decisión fundamental de ser cristianos; de si he descubierto el rostro de Cristo en las situaciones más cotidianas de mi vida y si he sido capaz de ir tras Él para adorarle con ayuda, escucha, paciencia, caridad y amor.

Cristo es Rey y Juez, pero ni su reinado ni su juicio se acomodan a las categorías humanas que representan esas palabras. Su juicio no consiste en actuar como un juez lejano que dicta sentencia ajustándose a unos parámetros preestablecidos, sino en acompañar al cristiano en el momento en que este pueda contemplar la coherencia o no de su vida como discípulo suyo. Celebrar la Solemnidad de Cristo Rey del universo es una llamada para que hagamos un alto en nuestro camino, revisemos nuestra vida y veamos si todas esas decisiones que tomamos en nuestra vida están en consonancia con el nombre de cristianos que llevamos.

Victoriano Montoya Villegas

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar
X