Comentario Bíblico Ciclo A

  • DOMINGO VII DEL TIEMPO ORDINARIO

    Estamos acostumbrados a ver programas de televisión en los que se buscan jóvenes talentos en distintos campos artísticos. Contemplamos, boquiabiertos, las magníficas actuaciones de niños y niñas que nos sorprenden por la perfección de sus interpretaciones, al mismo tiempo que reflexionamos y reconocemos qué lejos estamos de cualquier aproximación a la perfección. El fragmento del evangelio de san Mateo que escuchamos hoy es de una gran belleza, sin embargo, la afirmación final de Jesucristo: «Sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto»; puede hacer que experimentemos en nosotros la misma sensación que tenemos cuando vemos a los jóvenes talentos realizando una interpretación magistral; pensar para nosotros mismos: «qué lejos están esas palabras de mí». Si entendemos la perfección solo desde una perspectiva que podríamos denominar «técnica», es decir, sin ausencia de errores o equivocaciones, debemos reconocer que la perfección es…

    Leer más »
  • DOMINGO VI DEL TIEMPO ORDINARIO

    Cuando Israel comenzó su caminar como Pueblo de Dios a partir de la alianza del Sinaí, Dios les entregó una «guía» que debería servir para que aquella «pequeña criatura», que comenzaba su andadura, llegase a su madurez. Si Israel vive según estos mandamientos, se convertirá en auténtico testigo y llamada para que los demás pueblos lleguen a conocer al único Dios verdadero. Sin embargo, en lugar de profundizar en este camino, Israel, como el mal estudiante, buscó cumplir con los mínimos básicos, aunque eso supusiera renunciar al camino del verdadero crecimiento. Por ello, buscó fórmulas que le permitiesen «cumplir» los mandamientos en lo externo, pero dejando a un lado el conocimiento y la vivencia de los mismos según la intención original de Dios. La predicación de Jesús recogida por el evangelista san Mateo en el «Sermón de la montaña», pretende…

    Leer más »
  • DOMINGO V DEL TIEMPO ORDINARIO

    Suele llamarnos la atención lo diferente que nos parece físicamente una persona cuando la conocemos personalmente después de haberla visto en la televisión. Generalmente, nos parece menos «perfecta» que cuando la veíamos en la pantalla. También pasa, a veces, cuando vemos un edificio significativo por la noche y después, por la mañana, volvemos a verlo. Esa aparente perfección se debe, en gran medida, a la iluminación utilizada tanto en la televisión como por los arquitectos. En el evangelio de hoy, Jesucristo dice a sus discípulos: «vosotros sois la sal… vosotros sois la luz del mundo». De manera habitual, estas palabras se han leído como una llamada que Cristo hace a sus discípulos para que, por medio de las buenas obras, den testimonio de su fe en medio del mundo. Esta lectura es correcta, pero si se comprende de manera superficial…

    Leer más »
  • FIESTA DE LA PRESENTACIÓN DEL SEÑOR

    Nos hemos habituado a que cuando llega un nuevo gobernante dedique gran parte de su tiempo a criticar y derogar las normas que ha promulgado el gobernante anterior. A veces, también nuestro acercamiento a la lectura del evangelio se ve salpicada por este modo de proceder. A los cuarenta días de la Navidad, se celebra la fiesta de la Presentación del Señor. Cumpliendo con las estrictas normas mosaicas, José y María, llevan a Jesús al templo de Jerusalén para ser «rescatado». La ley de Israel establece que todo primogénito varón es propiedad de Dios y que, por consiguiente, los padres deben ofrecer un «rescate» para poder recuperarlo. Al mismo tiempo, se realizaba la purificación de la madre, quien desde el momento del parto era considerada impura. Rescate, impureza, purificación… y tantas otras ideas propias de la mentalidad socio-religiosa del pueblo…

    Leer más »
  • DOMINGO III DEL TIEMPO ORDINARIO

    Cuando hablamos con personas que tienen ya cierta experiencia vital, es fácil darse cuenta que hay un momento que supone un antes y un después en la vida. Puede ser un enamoramiento, un nacimiento, un trabajo… o también puede ser un momento doloroso: una despedida, una muerte, un fracaso… Son esos momentos tan significativos en la vida que suponen un cambio de dirección en la misma. En los inicios de la actividad pública de Jesús, el arresto y posterior ejecución de Juan Bautista, fue ese momento en que comprendió que debía comenzar su actividad misionera de manera definitiva. El evangelista Mateo expresa lo que supuso este momento para toda la humanidad trayendo una cita del profeta Isaías: «el pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande; a los que habitaban en tierra y sombras de muerte, una luz les…

    Leer más »
  • DOMINGO II DEL TIEMPO ORDINARIO

    Suele decirse que cualquiera de nosotros nos consideramos mejores entrenadores que el seleccionador nacional o que conocemos soluciones más fáciles, rápidas y baratas para los problemas de nuestra ciudad o país que las que ponen en práctica los dirigentes políticos. Todo ello se debe a que tendemos a hablar de todo, incluso de lo que no conocemos o solo tenemos un conocimiento superficial. El fragmento del evangelio de hoy presenta el testimonio que Juan Bautista ofrece sobre Jesús. El texto comienza con una afirmación rotunda por parte de Juan: «Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo». Sin embargo, el Bautista confiesa que su conocimiento sobre Jesús no lo ha tenido siempre, pero que ha sido capaz de alcanzarlo. Y, solo después de este conocimiento, puede hablar verdaderamente sobre Jesús. Los cristianos sabemos que estamos llamados…

    Leer más »
  • FIESTA DEL BAUTISMO DEL SEÑOR

    Cuando parece que las luces y fiestas navideñas quedan muy lejanas, en la liturgia de la Iglesia, el tiempo de Navidad no concluye hasta esta celebración de la fiesta del Bautismo de Jesús, porque este tiempo litúrgico no conmemora solo el nacimiento de Jesús en Belén, sino que incluye la contemplación de la mayoría de los años de vida de Cristo; nacimiento y vida silenciosa en Nazaret. El bautismo en el Jordán es el punto de inflexión en el que Jesús abandona el silencio de la vida cotidiana y comienza la actividad pública con la predicación sobre el Reino de Dios. El acontecimiento del bautismo es tan importante que ninguno de los evangelistas prescindió de presentarlo en sus textos, aunque cada uno de ellos con matices propios. Hoy leemos el relato de san Mateo. El evangelista nos presenta a Jesús…

    Leer más »
  • DOMINGO IV ADVIENTO

    Llama la atención cómo personas que son muy importantes la vida de Jesucristo y en la tradición cristiana, sin embargo, ocupan un espacio muy reducido en los textos evangélicos. Podríamos poner como ejemplo a la Virgen María y a san José. Es claro que su importancia no está en la extensión que ocupan, sino que se sitúa en las actitudes que en ellos brillan. El evangelio de este domingo se centra en la figura de José, esposo de la Virgen María y padre legal de Jesucristo. José es descrito con un calificativo que posiblemente no nos llame mucho la atención; «justo». La «justicia» a la que hace referencia el evangelista no es el cumplimiento estricto de las normas establecidas, sino que habla de la actitud vital de José como persona que era capaz de leer en perspectiva creyente los acontecimientos…

    Leer más »
  • DOMINGO III ADVIENTO

    La explosión de luces y colorido que se vive en nuestras calles, los anuncios de la televisión, los olores y sonidos que flotan en el ambiente, más que una invitación, se han convertido en una imposición de alegría. Eso está bien. Pero ¿qué ocurre cuando yo no tengo motivos para la alegría ni la esperanza? Es como si a nuestro alrededor todo el mundo viviese en una burbuja de alegría mientras que yo, como diría Tolstoi, vivo mis pesares a mi manera y como puedo. Cada tercer domingo de adviento, el evangelio invita a contemplar la figura de un personaje singular; Juan el Bautista. En el evangelio de hoy se presenta a Juan Bautista en la cárcel. Pero lo que le preocupa no es su prisión, sino que la esperanza que había depositado en Jesús como el Mesías esperado, parece…

    Leer más »
  • INMACULADA CONCEPCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA

    Si saliéramos a la calle y realizásemos una encuesta a la primeras personas que encontrásemos y les pidiéramos que nombrasen un pecado, lo más probable es que la mayoría de esas personas dijesen: el pecado original. Esta respuesta no deja de ser curiosa, puesto que el pecado que menos abunda en nuestra sociedad es el pecado original. Es cierto que con ese pecado venimos todos los seres humanos a la existencia pero, también es cierto, que la mayoría de los miembros de nuestra sociedad están bautizados y, por tanto, ya ha sido borrado de ellos ese pecado. Cuando hablamos de la Inmaculada Concepción de la Virgen María estamos haciendo referencia a que Dios quiso preservar de la «herencia» del pecado de Adán y Eva a aquella que sería la Madre de su Hijo. La Virgen María, a diferencia de todos…

    Leer más »
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar
X