Actualidad DiocesanaNoticias

Retiro de Adviento de los diáconos permanentes y Candidatos a la Ordenación

Los cuatro diáconos permanentes de la diócesis almeriense junto con los dos candidatos a la recepción del ministerio en los próximos meses celebraron el pasado sábado, día 28 de noviembre, el retiro de Adviento.

El responsable de su formación y acompañamiento dirigió el encuentro que comenzó a las 11,00 de la mañana con la oración de la hora intermedia para continuar con una meditación que, con el título Adviento en tiempos de pandemia”, invitaba a contemplar a la Virgen María como el gran personaje del Adviento., modelo de virtudes para afrontar el momento presente y en todo buscar y cumplir la voluntad del Señor.

La meditación se dividió en dos partes, inspiarada la primera en el Papa Francisco cuando presenta a santa María como Madre del Evangelio viviente (Exhortación apostólica Evangelii gaudium 287) y, la segunda, bajo el epígrafe de “María, madre de la Iglesia” con dos conocidos textos bíblicos de referencia como son el relato de la Anunciación (Lc 1,26-38 ) y las bodas de Caná (Jn 2,1-12). En cada parte se ofreció un elenco de preguntas para la meditación y oración personal para constatar si tenemos libertad y disponibilidad para servir a la Iglesia asumiendo los encargos pastorales como María aceptó que en ella se cumpliera la voluntad del Señor.

Glosando el texto de las bodas de Caná se recordó las palabras del Papa Freancisco: «María es la amiga siempre atenta para que no falte el vino en nuestras vidas. Ella es la del corazón abierto por la espada, que comprende todas las penas. Como madre de todos, es signo de esperanza para los pueblos que sufren dolores de parto hasta que brote la justicia. Ella es la misionera que se acerca a nosotros para acompañarnos por la vida, abriendo los corazones a la fe con su cariño materno. Como una verdadera madre, ella camina con nosotros, lucha con nosotros, y derrama incesantemente la cercanía del amor de Dios» (EG n. 286).

En efecto, nos dice el Papa Francisco que «hay un estilo mariano de evangelizar. Porque cada vez que miramos a María volvemos a creer en lo revolucionario de la ternura y del cariño. En ella vemos que la humildad y la ternura no son virtudes de los débiles sino de los fuertes, que no necesitan maltratar a otros para sentirse importantes. Mirándola descubrimos que la misma que alababa a Dios porque “derribó de su trono a los poderosos” y “despidió vacíos a los ricos” (Lc 1,52.53) es la que pone calidez de hogar en nuestra búsqueda de justicia» (EG n. 288).

Al finalizar la oración personal los participantes compartieron sus impresiones y vivencias en torno a las preguntas facilitadas por el ponente deteniendose especialmente en compartir sus esperanzas y las dificultades a las que se ha de hacer frente ante situaciones tan difíciles como las que padecemos.

El retiro tuvo como novedad la participación a través de las redes telemáticas por la imposibilidad legal de movilidad y desplazamientos.

El retiro terminó con la recitación de la oración del Papa Francisco:

“Estrella de la nueva evangelización,
ayúdanos a resplandecer en el testimonio de la comunión,
del servicio, de la fe ardiente y generosa,
de la justicia y el amor a los pobres,
para que la alegría del Evangelio
llegue hasta los confines de la tierra
y ninguna periferia se prive de su luz.” (EG 288)

 

 

 

 

 

 

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar
X