Actualidad DiocesanaNoticias

Fallecimiento del sacerdote D. Diego Alonso Caparrós

A las 15:00h de ayer, jueves 4 de junio, entregaba su alma al Señor nuestro hermano Rvdo D. Diego Alonso Caparrós. La misa exequial se celebrará hoy, 5 de junio, con las restricciones imperadas de la orden ministerial, en la parroquial de Ntra. Sra. de la Encarnación de Vera, a las 18,00 horas. Encomendamos su alma al Señor, damos gracias por su dilatada vida sacerdotal, y nos unimos a su familia en el dolor. Descanse en paz!

Pequeña biografía

El Rvdo. D. Diego Alonso Caparrós nació en una conocida familia cristiana, hace un poco más de ochenta años, en la ciudad de Vera (17 de enero de 1940). Sus padres cuidaron la ermita de Nuestra Señora de las Angustias, patrona de la ciudad, y su familia ha continuado por décadas con este encargo. Además de la educación cristiana familiar fue formado en la Acción Católica que, en los años de su juventud en su parroquia de la Encarnación, vivía una vitalidad inigualable acompañados los jóvenes por excelentes sacerdotes.

Fue ordenado presbítero al servicio de la iglesia almeriense por Mons. Alfonso Ródenas García (8 de junio de 1963), en la capilla de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados

El Señor de la mies le ha concedido casi sesenta años de trabajo pastoral que siempre ejerció con exquisita disponibilidad desde su condición de sacerdote bien formado y entregado a la misión en lugares de sociología bien diversa.

Estrenó su sacerdocio en el término municipal de Pechina. Después fue destinado a Nijar en la pedanía de Rodalquilar donde, con profundo dolor y cercanía con los obreros, tuvo que acompañarles en el cierre de las minas de oro y la desinstalación de la empresa lo que provocó un gran éxodo para buscar trabajo y huir del paro.  Recordaba con nostalgia que fue testigo de la de los últimos trabajos y tuvo en sus manos los últimos lingotes de tan preciado mineral.

Fue nombrado prefecto de disciplina en el Seminario Menor de la Inmaculada. Era muy apreciado por los seminaristas por su sensibilidad y formación a las que añadía una apreciable cultura musical. Inolvidables los ensayos en torno al armónium de la capilla para diversas celebraciones y ocasiones festivas donde, de vez en cuando, nos sorprendía con una composición propia.

Nombrado Párroco de Pulpí, Guazamara y san Juan de los Terreros (1983) trabajó mucho en la educación de niños y jóvenes ejerciendo de profesor del INB y EGB. Eran años donde la villa asistía a un desarrollo espectacular en torno a la agricultura intensiva al tiempo que se convertía en un lugar de referencia para el descanso y las vacaciones con unas playas magníficas.

Pasado el tiempo fue nombrado párroco de la populosa villa de Huércal Overa con los encargos de moderador de la Pastoral y encargado del equipo sacerdotal (1992). A los pocos años fue designado Arcipreste del arciprestazgo Vélez-Huércal Overa (1994) y Representante en el Consejo Diocesano de Pastoral por la Zona IV-Norte (1994). En la villa de Huércal Overa siguió trabajando pastoralmente con la juventud gracias al ejercicio de la docencia en el IES “Cura Valera”, en Huércal Overa. Tuvo la gran satisfacción personal y espiritual de ejercer como Notario “ad casum” en la Causa de Beatificación del Cura Valera.

Trasladado a la ciudad de Almería llegó con el nombramiento de párroco de san Francisco de Asís en la populosa barriada del Quemadero con el encargo, como comisionado episcopal, para la puesta en marcha de la parroquia de Jesucristo Redentor de Almería (2004). En la parroquia de san Francisco de Asís favoreció la piedad popular acompañando en sus primeros pasos a la Humilde Hermandad de san Francisco de Asís y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la caridad en su traslado al sepulcro, María Santísima de las Penas y santa Marta.

Del barrio del Quemadero fue trasladado a un barrio de expansión de la ciudad de Almería con el gran reto de poner en marcha la comunidad parroquial y finalizar las obras de construcción del templo parroquial de Jesucristo Redentor (2005) con atención como Capellán de la comunidad de religiosas y noviciado de las Siervas de los Pobres Hijas del Sagrado Corazón de Jesús (2005).

Probado por la enfermedad tuvo que dejar sus responsabilidades pastorales para atender con dedicación como Capellán a las Religiosas de María Inmaculada-Servicio doméstico (2010) hasta hace prácticamente un año en que su estado general fue empeorando progresivamente.

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar
X