Noticias

Días de encuentro con el Señor a través de la Virgen del Rosario en la comarca de Níjar

Su hermandad sigue creciendo y ya supera los 600 hermanos

En Huebro, Níjar y su comarca se sabe ya que la tarde del primer domingo de mayo hay una tradicional cita con la Virgen del Rosario, para verla salir desde su templo parroquial encumbrado en las montañas y acompañarla en romería popular hasta Níjar, comenzando así en su honor el septenario en el templo de la villa de Níjar. El pueblo se viste fiesta, se engalanan sus calles y toda la glorieta para recibirla y vivir con la Madre unos días cargados de fuerte espiritualidad y agradecimiento.

Una semana de misas presididas por distintos sacerdotes a las 20:00h cada día y dedicadas a un grupo o realidad diferente: misa de unción de enfermos, misa de niños y jóvenes de confirmación, misa de ofrenda floral… Por las mañanas han transcurrido con un acto mariano con el ángelus y rezo del santo rosario, y desde que se abre la Iglesia el no parar del goteo de devotos que entran a visitarla y verla. Como señalaba uno de ellos el día de romería final: “Esta semana me ha servido para reflexionar y dar gracias. He encontrado la paz interior que hace tiempo había perdido”. Días de encuentro con el Señor a través de la Virgen, porque como decía San Juan Pablo II: Decir María, es decir Dios, porque María nos dirige directamente a Dios”.

Un día importante para la Hermandad y sus hermanos fue la bendición del nuevo trono confeccionado con gran profesionalidad por un orfebre cordobés, y estrenado en la solemne procesión del último día de septenario, el sábado por la tarde. Una nueva ofrenda a la Virgen llevada a cabo por los devotos, y es que ya se aproximan a seiscientos los hermanos censados en la hermandad, algo que tienen sorprendidos a la propia Junta de gobierno y a su párroco, y al mismo tiempo llena de satisfacción el ver como esta familia crece tanto. Fueron sus verdaderas flores y ofrendas la cantidad de devotos que salieron a las calles para acompañar a su bendita Madre, tantos en los cultos, como en la solemne procesión y romería de subida a Huebro.

En definitiva, una semana llena de tanta alegría, bullicio y al mismo tiempo paz interior que provoca el anhelo de que pase rápido el año y pronto se pueda volver a vivir nuevamente la Romería en honor de la Santísima Virgen del Rosario.

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba