NoticiasNoticias Obispo

El obispo bendice dos obras de Andrés García Ibáñez para la parroquia de la concepción de Albox

El pasado domingo el Obispo de Almería bendijo la nueva imagen titular de la Purísima y la capilla de la Resurrección de la parroquia albojense de la Concepción, dos importantes proyectos artísticos que conmemoran el 165 aniversario de la dedicación del templo y la beatificación de su Arcipreste mártir.

Presencia del obispo de Almería 

La pequeña María del Mar Pardo Chacón, en nombre de todos los niños del barrio de la Loma de san Francisco, recibió al Obispo, Adolfo González Montes, con una cálida bienvenida y un ramo de flores con los colores de la bandera de la Santa Sede. Su gracioso discurso fue secundado por las palmas entusiastas de algunos de sus compañeros, así como por sus elaboradas pancartas, testimoniando la alegría de estos niños que se preparan para recibir la Primera Comunión en este difícil período de la pandemia.

Ya en el atrio de la Iglesia Parroquial de la Concepción, siguiendo las rúbricas del Pontifical Romano, tuvo lugar la recepción oficial. El párroco, Antonio Jesús María Saldaña Martínez, le dio a besar la reliquia del beato Juan Ibáñez y le ofreció el agua bendita. El Alcalde en funciones, José Campoy Fernández, junto con tres ediles municipales y la Juez de Paz, María del Carmen Martínez García, cumplimentaron al Prelado en su ingreso solemne bajo los acordes de la tradicional Marcha de Infantes.

«Este es mi barrio, esta es mi parroquia» 

Los fieles tuvieron ocasión de escuchar las explicaciones de Andrés García Ibáñez acerca de sus dos nuevas obras. El prestigioso artista, flanqueado por su madre y por su esposa, contextualizó el enriquecimiento artístico de las dos nuevas piezas como una continuidad con las pinturas que realizara hace más de dos décadas en este mismo templo y que bendijo el anterior Obispo, Rosendo Álvarez Gastón, el 8 de diciembre de 1999. Ofreció toda suerte de detalles relativos al diseño y ejecución del nuevo retablo de la Resurrección y de la nueva imagen de la Purísima.

Su intervención fue todo un alegato a la búsqueda de un arte sacro que abrace las tendencias contemporáneas. Un arte que respete la iconografía cristiana más clásica, pero que supere la ñoñería decimonónica y se exprese con suficiente calidad artística.

Más allá de los interesantes detalles técnicos, Andrés García Ibáñez permitió entrever la gran dosis de afecto vertida en ambos proyectos. Haciendo uso de su memoria, evocó su infancia en la próxima calle de la Concepción del barrio y su despertar artístico en el artístico hogar de sus abuelos. No olvidó rendir homenaje al canónigo Bartolomé Marín Fernández, bautizado en este mismo templo, y al que reconoció como su verdadero mentor artístico. Incluso, como llegó a rememorar, la primera de sus exposiciones tuvo lugar en los salones parroquiales adyacentes durante su adolescencia. Abriendo, finalmente, su corazón llegó a declarar: «Este es mi barrio, esta es mi parroquia».

Sus palabras arrancaron un efusivo aplauso, así como el sincero agradecimiento del Obispo que le hizo entrega de la bellísima medalla en bronce confeccionada en Italia como recuerdo de la beatificación de los Mártires de Almería.

Solemne pontifical del obispo 

La Santa Misa también fue concelebrada por el párroco albojense de Santa María, Enrique Antonio Cortés Díaz, y el diácono Mariano García Lamarca. Los cánticos, bellamente interpretados, fueron dirigidos al órgano por el maestro José Masegosa. En su homilía, el Obispo ahondó en el significado del periodo litúrgico de la Pascua en que se desarrollaba la sagrada ceremonia y en la importancia del testimonio que deben ofrecer los bautizados con una enseñanza nítida del mensaje cristiano.

Con las oraciones del Prelado y la aspersión del agua bendecida, fueron bendecidas tanto la imagen titular de la Purísima como la capilla de la Resurrección. Una simpática procesión, caracterizada por la comitiva de pequeños que portaban cirios y campanillas, marcó la reserva del Santísimo Sacramento en la nueva capilla e inauguró en ésta el culto sacramental.

«Hoy es un domingo grande y alegre» 

El presidente de la Junta Parroquial Beato Juan Ibáñez, Antonio Pardo Díaz, pronunció una vibrante acción de gracias que comenzó con las palabras: «Hoy es un domingo grande y alegre».

En primer lugar, agradeció al Prelado su reiterada solicitud pastoral y cercanía a lo largo de los tres años que ha durado el proyecto artístico. Con similar gratitud, mencionó a los que han hecho posible las obras de adecuación de los nuevos espacios y todos los que han entregado sus limosnas. Una a una, fue nombrando a las distintas empresas colaboradoras. Algunas de éstas, en no pocas ocasiones, han renunciado a buena parte de sus beneficios para contribuir a la causa. Tampoco olvidó mencionar al sacerdote Rafael Zurita Jiménez, fallecido el pasado mes de junio.

El secretario de la Junta Parroquial, Juan Navarrete Ortega, levantó un acta conmemorativa y, tras su firma, entregó una copia para el Archivo Municipal de Albox. Una lápida marmórea, fijada sobre la puerta de acceso a la sacristía, también preservará la memoria de esta memorable jornada.

La nueva imagen de la Purísima 

La nueva imagen de la Purísima fue encargada como acción de gracias por el 165 aniversario de la dedicación del templo a este misterio inmaculista de la Santísima Virgen, pues anteriormente el templo estaba dedicado a Nuestra Señora de los Dolores desde su fundación por el sacerdote Lázaro de Martos en el siglo XVIII. En 1856, como homenaje al beato Pío IX, Sumo Pontífice en ese momento, se cambió la titularidad del mismo.

Desde entonces, tres imágenes se han sucedido en la cabecera del templo para representar a la Purísima. La primera, que provenía de los frailes franciscanos, respondía los canónes salzillescos y fue destruida durante la Persecución Religiosa del siglo XX en España. En los años cuarenta se adquirió una sencilla imagen de cartón piedra, carente de todo valor artístico y que estuvo expuesta al culto hasta 1978. Ese año, con motivo de la reedificación del templo por el párroco Juan Bretones, fue sustituida por una de mayor envergadura; pero igualmente desprovista de mérito artístico. En el año 1999, con la profunda reforma dirigida por el párroco Tomas Cano Rodrigo, se optó por recuperar la imagen de los años cuarenta que ha permanecido hasta hoy.

La obra de Andrés García Ibáñez, que alcanza los 180 centímetros, ha sido tallada para protagonizar el ábside central y ocupar el punto áureo del políptico ideado en 1999. De estilo naturalista, su iconografía responde con absoluta fidelidad a los principios inmaculistas de nuestro Siglo de Oro. La severidad de sus formas enlaza directamente con las pinturas de Zurbarán, creando una escultura de gran efecto pictórico y armonizada con los frescos del ábside. Erguida sobre la media luna, las manos entrecruzadas bajo los bucles del cabello, viste una rotunda capa azul que abraza una túnica casi monacal. Una delicada aureola de doce estrellas plateadas, también diseñada por el mismo artista, configura su depurado ajuar.

Un retablo contemporáneo, pero que bebe influencias neoclásicas con sus molduras y frontón partido, hacen de nimbo a la imagen de la Purísima y coronan el conjunto con la Santa Cruz. Todo ha sido confeccionado con maderas, lacadas de blanco impoluto. El conjunto queda completado con dos nuevos lienzos, generosamente donados por Andrés García Ibáñez. Ambos, que recogen los pasajes bíblicos proclamados en la liturgia inmaculista, completan el mensaje. Se tratan del Pecado Original, cuando nuestros primeros padres rechazaron el plan de Dios, y la Anunciación, cuando la Virgen Santísima aceptó el plan salvífico de Dios. Son dos lienzos pletóricos de significado místico, que invitan al descubrimiento de cada uno de los elementos que los componen.

La nueva capilla de la resurrección 

En la nave del Evangelio de la Iglesia Parroquial de la Concepción se ha levantado la nueva capilla de la Resurreción, alrededor del célebre fresco de Cristo Resucitado que pintó Andrés García Ibáñez en 1999. El mismo artista ha diseñado dos retablos, uno en yeso y otro en madera, que albergan desde el pasado domingo seis nuevos lienzos salidos de sus pinceles. Esta magnífica obra se ha realizado en homenaje al beato Juan Ibáñez Martínez, que fuera párroco entre 1912 y 1936 y que fue beatificado por el Papa Francisco el 25 de marzo de 2017. De hecho, es en esta capilla donde reposan sus reliquias desde el 24 de junio de 2018.

Sobre la ampliada meseta, de mármol blanco de Macael, se levanta el altar de mármoles blanco y rosado. En su base, una reproducción de la Cruz de la Victoria rinde tributo a la Iglesia visigótica que feneció con la invasión islámica. Encima, las cuatro columnas del retablo de dos calles y su frontón. El dorado, especialmente en los grutescos, proporciona suntuosidad al blanco del yeso. Las escenas de la Última Cena y de los Discípulos de Emaús, junto a varias alegorías eucarísticas, dan testimonio de su mensaje sacramental. Dos lámparas de plata ofrecidas por la Cofradía de san Juan Evangelista, perpetuamente encendidas, proclaman la real presencia de Cristo en el sagrario. En la pared contigua, un arcosolio de mármol custodia el cuerpo del beato Juan Ibáñez. Sobre éste se observa un sencillo retablo de madera para resaltar el grandioso lienzo del Mártir y una corona votiva en plata con signos sacerdotales. Todo está protegido con una artística rejería, que completa y cierra la ya existente desde hacía dos décadas.

Antonio Jesús Saldaña, Párroco de la Concepción de Albox

 

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar
X