Comentario Bíblico Ciclo B

  • DOMINGO III DE PASCUA

    Al comienzo de su ministerio público, Jesús llamó a los apóstoles. Durante todo el tiempo que estuvieron con Él, los apóstoles fueron aprendiendo quién era Jesús y vislumbraron la tarea que les esperaba. Sin embargo, este proceso de conocimiento quedó abruptamente interrumpido por la pasión y muerte de Jesús. Por ello, tras la resurrección, el mismo Señor Resucitado continuará con esta tarea pedagógica que había iniciado años antes. Este es el contexto en el que debemos enmarcar los diferentes relatos que aparecen en los evangelios y que hablan de los encuentros entre Cristo Resucitado y los apóstoles. Cada uno de los encuentros tiene una doble función. En primer lugar, hacer posible que la semilla de la fe que portaban los discípulos por su contacto pre-pascual con Jesús, florezca y alcance plenitud. En segundo lugar, «redondear» alguna enseñanza fundamental que quedó…

    Leer más »
  • DOMINGO II DE PASCUA

    Una de las cuestiones que más llama la atención en el Nuevo Testamento y que está en el origen mismo de la fe cristiana es la profunda transformación que experimentaron los apóstoles en apenas tres días. De la desilusión y el abandono, pasaron al anuncio valiente de Jesucristo. Este paso se explica solamente a partir de un hecho: la fe en la resurrección de Jesús. Hay dos elementos que hacen posible que la fe en Jesús de Nazaret como Hijo de Dios vivo y Resucitado llegue a su plenitud en aquellos hombres cobardes y asustadizos. El primero de ellos es el anuncio de que el cuerpo del Señor no está en el sepulcro, acontecimiento que queda velado por la incertidumbre del «¿qué ha pasado?». El segundo, que aclarada esta incertidumbre, son los encuentros entre Jesús Resucitado y aquellos que habían…

    Leer más »
  • DOMINGO DE RAMOS

    A lo largo del evangelio de Marcos aparecen muchos momentos en los que el mismo Jesucristo pide que se guarde silencio cuando alguien proclama que Él es el Mesías o que está actuando con la autoridad misma de Dios. Todos estos momentos se caracterizan por ser instantes de «triunfo»; cuando sana a los enfermos, expulsa demonios, proclama palabras de vida, manifiesta la misericordia propia de Dios… El silencio que Jesús impone no pretende ocultar su propia realidad, sino al deseo de que no se vincule su persona con una imagen falsa del Mesías ni a que sus discípulos se identifiquen solo con el triunfo y el éxito. Hoy, domingo de ramos, leemos el relato de la pasión que escribió el evangelista Marcos. En este relato se produce un cambio de actitud por parte de Cristo. En este momento de humillación…

    Leer más »
  • DOMINGO V DE CUARESMA

    Cuando leemos los primeros versículos de este fragmento del evangelio, puede parecer que al evangelista san Juan se le ha olvidado escribir algunas líneas. El pasaje comienza con un grupo de «griegos», posiblemente prosélitos judíos que sienten curiosidad por aquel «Rabí de Nazaret», por eso piden a los apóstoles que les ayuden a conocer a Jesús. Las líneas que parecen faltar en el relato corresponderían a la respuesta de Jesús, accediendo o rechazando la petición de aquellos extranjeros. En su lugar, Jesús comienza a pronunciar esta enseñanza sobre su destino próximo. Sin embargo, no falta nada en el relato. Los forasteros piden «ver» a Jesús y Él se lo concede. De hecho, les muestra su rostro más perfecto: «si queréis verme de verdad, miradme en la cruz», les está enseñando Jesús. En las palabras de Jesús sobre su destino inmediato,…

    Leer más »
  • DOMINGO IV DE CUARESMA

    Es habitual, incluso entre las personas de fe, al contemplar o vivir una situación de profundo dolor o injusticia, preguntarse: «¿dónde está Dios?» o «¿Por qué permite Dios esto?». El dolor y el sufrimiento, especialmente del inocente, se convierte en la piedra de toque para la fe en Dios y su presencia amorosa en el mundo. El fragmento del evangelio de san Juan que leemos en el día de hoy, se enmarca dentro de uno de esos diálogos que Jesús mantiene con distintos personajes de su tiempo. Hoy, Jesús dialoga con Nicodemo, hombre culto y sabio. El mismo Jesús le llama: «maestro de Israel», pero cuya sabiduría no ha sido capaz de abrir su mente al hecho de que Dios puede actuar en el mundo de una manera totalmente inesperada para las previsiones humanas. Nicodemo, hombre formado en la profundidad…

    Leer más »
  • DOMINGO III DE CUARESMA

    Cuando se lee o escucha este conocido fragmento del evangelio conocido como «la expulsión de los mercaderes del templo de Jerusalén», tendemos a identificar el gesto realizado por Jesús con nuestros enfados o rabietas. Incluso, justificamos este actuar de Jesús al catalogarlo como «normal» al contemplar la flagrante profanación de un lugar sagrado por la avaricia de unos cuantos mercaderes. El sentido original del templo era ser signo de la promesa de Dios de salvar a la humanidad. En esta promesa, el pueblo de Israel tenía el valor de ser testigo de esta salvación y atraer a los demás pueblos al conocimiento y el amor de Dios. Sin embargo, el pueblo elegido olvidó que él no era el dueño de la voluntad de Dios, sino, simplemente, su pregonero. En este contexto, el templo se convirtió en el símbolo más importante…

    Leer más »
  • DOMINGO II CUARESMA

    Es muy habitual que cuando mantenemos una conversación que tiene cierta profundidad e intentamos exponer o comunicar algún sentimiento o experiencia importante, utilicemos la fórmula: «es como…». El motivo es que resulta muy complicado expresar con palabras aquellas experiencias vitales que verdaderamente son importantes y densas. Algo semejante ocurre en este fragmento del evangelio de Marcos en el que se describe el acontecimiento que vivieron Jesús y algunos de sus discípulos y que, tradicionalmente, se ha llamado: «La Transfiguración». Para comprender el contenido de este acontecimiento, más que fijarnos en las imágenes, debemos atender al contexto en el que se produce. Jesús ha anunciado varias veces a sus discípulos cuál es el destino que le aguarda y les ha enseñado que la exigencia irrenunciable del discipulado es abrazar la cruz. Pero ellos siguen empeñados en sus sueños de grandeza, donde…

    Leer más »
  • DOMINGO I DE CUARESMA

    En retórica existe una figura que se denomina oxímoron y que cosiste en combinar, en una misma estructura sintáctica, dos o más palabras de significado opuesto de tal manera que se origina un nuevo sentido. Si miramos con un poco de atención el breve fragmento del evangelio de Marcos que hoy leemos, podremos contemplar que está constituido por múltiples contrarios que, al combinarse, producen un sentido nuevo y contundente. Así, nos encontramos con contrarios como Espíritu y desierto, Satanás y ángeles, prisión de Juan y libertad de Jesús para comenzar a anunciar la llegada del Reino de Dios. De esta manera, si definimos el estilo del evangelista san Marcos como una parca elocuencia, nos encontraríamos con un ejemplo de oxímoron aplicado a este primer evangelio cuaresmal. Precisamente, la comprensión de la existencia de contrarios en nuestra vida cristiana puede ser…

    Leer más »
  • Photo of DOMINGO VI DEL TIEMPO ORDINARIO

    DOMINGO VI DEL TIEMPO ORDINARIO

    En este mundo de la imagen y el postureo, puede sorprender que Jesús rehuyera cualquier tipo de aplauso o reconocimiento. El motivo es que Él no ha venido a suscitar el entusiasmo superficial y pasajero, sino a despertar una fe personal y profunda en aquellos que le escuchaban. Por esta razón, Jesús siempre pedía que se guardase silencio sobre las obras portentosas que realizaba. Son muchas las curaciones que Jesús realizó, pero, posiblemente, ninguna sea tan significativa como las curaciones de los leprosos. Para el pueblo de Israel pensaba que la lepra era consecuencia de un pecado cometido por la persona que la padecía. Por tanto, se entendía que quien tenía lepra ya no se encontraba en comunión con Dios y era apartado de los frutos de la salvación. Además, el leproso debía vivir fuera de su casa y pueblo,…

    Leer más »
  • DOMINGO V DEL TIEMPO ORDINARIO

    En el pensamiento semítico del ambiente en que vivió Jesucristo, todos los males, físicos y morales, tenían un origen común; el alejamiento de la persona de Dios. Por este motivo, Jesucristo podía curar tanto a los que sufrían enfermedades del alma, endemoniados, como a los que experimentaban la enfermedad del cuerpo, la fiebre de la suegra de Pedro, por ejemplo. Las curaciones que Jesús realizó son una predicación en acto que proclamaba la misión que Él había venido a realizar a este mundo; sacar al ser humano de la postración en la que se encontraba a causa del pecado y devolverlo a su condición plena de imagen de Dios en el mundo. De una manera muy bella lo expresa el evangelista san Marcos cuando dice: «la cogió de la mano y la levantó». La suegra de Pedro no queda solo…

    Leer más »
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar
X