Comentario Bíblico Ciclo B

  • DOMINGO XXX DEL TIEMPO ORDINARIO

    Por tres veces anunció Jesucristo la pasión a sus discípulos. Ante estos anuncios, Pedro respondió rechazando la posibilidad de la cruz e intentando que Jesús abandonase su camino. Los hermanos Zebedeos, Santiago y Juan, imbuidos de una mentalidad profundamente mundana, solo se preocuparon por intentar ocupar los lugares más importantes y donde más honores recibieran. Ante estas posturas, Jesucristo enseñó a sus discípulos la importancia esencial de abrazar la cruz con actitud de servicio en favor de toda la humanidad. En este contexto se enmarca el evangelio de este domingo. Es un nuevo milagro de Jesús, donde vuelve a sanar a un ciego. Pero hay una serie de matices que hacen de este signo un acontecimiento especial. En primer lugar, se produce en Jericó, donde comienza la última etapa que llevará a Jesús a la pasión y a la cruz,…

    Leer más »
  • DOMINGO XXIX DEL TIEMPO ORDINARIO

    En los últimos años se ha producido una gran proliferación de libros denominados de autoayuda. Estas publicaciones tienen títulos como: «El poder del silencio», «La fuerza de la motivación», «Cambio de vida sin esfuerzo»… y cosas similares. Sin embargo, no he encontrado ninguno que tenga como título: «La grandeza del servicio». De hecho, fuera de las enseñanzas de Cristo y de la Iglesia, el servicio se considera como una actividad marginal, reservada para quien tiene tiempo de sobra y es más altruista. En el evangelio de este domingo, la petición que los dos hermanos hacen a Jesús para ser los más importantes en el nuevo reino que Él va a instaurar, confundiendo el Reino de Dios con las estructuras propias de la mentalidad y las organizaciones humanas, lleva a Jesús a proponer una enseñanza esencial para todos los que quieran…

    Leer más »
  • DOMINGO XXVIII DEL TIEMPO ORDINARIO

    Cuando escuchamos una sinfonía, percibimos el resultado final de un conjunto de elementos que hacen posible que la pieza interpretada tenga armonía. En el evangelio de este domingo nos encontramos ante una verdadera sinfonía de enseñanzas de Jesús, en la que hay un tema principal, pero que exige no despreciar ningún elemento por considerarlo secundario. En la primera parte del fragmento nos encontramos el diálogo entre Jesús y aquel joven que se le acerca deseando heredar la vida eterna. En la pregunta que hace a Jesús, ya se puede intuir cuál va a ser el resultado final, puesto que esta pregunta es propia de aquellos que tienen una vida «completa» y la amistad con Dios es solo un elemento más que redondea una vida fundamentada sobre las seguridades humanas y que podríamos denominar: «riquezas». La propuesta de vida que Jesús…

    Leer más »
  • DOMINGO XXVII DEL TIEMPO ORDINARIO

    Cuando dos personas hablan, además de hablar la misma lengua, es necesario que estén en sintonía respecto al ámbito de la realidad sobre el que están hablando, porque no es lo mismo una vela para un cerero que para un marino. La disonancia de perspectiva de los ámbitos de la realidad desde los que se afrontaban cuestiones vitales esenciales, produjo que el mensaje de Jesús no fuese comprendido en su profundidad por parte de la mayoría de los miembros del pueblo de Israel y, por tanto, no se produjese el diálogo entre Jesús y sus contemporáneos que les permitiese comprender que Él era el auténtico Mesías anunciado por los profetas y esperado por el pueblo. El fragmento del evangelio que escuchamos hoy, es un claro ejemplo de esta situación que se repitió en muchas ocasiones. Cuando aquellos fariseos se acercaron…

    Leer más »
  • DOMINGO XXVI DEL TIEMPO ORDINARIO

    La comprensión trascendente del mundo que tenían los israelitas del siglo I, hacía que la vida se entendiese como realidad abierta a la intervención de fuerzas que no eran comprendidas ni controladas por el ser humano. Por eso, las enfermedades o dolores se consideraban consecuencia de los espíritus malignos. En este contexto, la realización de exorcismos era una práctica habitual que buscaba liberar a una persona que sufría de la causa que originaba su sufrimiento. En los comienzos de su ministerio público, Jesús gozaba de un gran predicamento entre sus paisanos como hombre poderoso en la lucha contra el mal. Por este motivo, alguien que estaba realizando una «curación», invocó el nombre de Jesús para que su acción fuera más eficaz. Sin embargo, el apóstol Juan corrió hasta Jesús para reclamarle algo: exclusividad. Como si hacer el bien correspondiese solo…

    Leer más »
  • DOMINGO XXV DEL TIEMPO ORDINARIO

    Una de las características que marcan nuestra sociedad es la búsqueda del aplauso. Dicho en otras palabras, la búsqueda del éxito. Y esta actitud no describe solo a personas de un cierto relieve social: artistas, deportistas, políticos… sino a personas anónimas de cualquier lugar y condición. Prueba de ello es que las redes sociales están llenas de personas que realizan las actividades más estrambóticas buscando aumentar el número de seguidores o visualizaciones de sus videos. De esta manera, alcanzan el aplauso y el reconocimiento que consideran que los llevará a tener una vida plena. De manera continuada con el evangelio del domingo pasado, hoy escuchamos el segundo anuncio de la pasión que realiza Jesucristo. Si en el primer anuncio sobre el destino trágico de Jesús los apóstoles reaccionaron con el rechazo a esa opción, ante este segundo anuncio van a…

    Leer más »
  • DOMINGO XXIV DEL TIEMPO ORDINARIO

    Si tuviéramos que caracterizar muy resumidamente el ministerio público de Jesús, podríamos hacerlo utilizando el binomio: continuidad-novedad. La predicación de Jesús se enmarca dentro de la comprensión religiosa del pueblo de Israel. De esta manera, queda claro que la presencia de Dios en el mundo por medio de Jesús, se enclava plenamente dentro de toda la historia de salvación que Dios ha mantenido con la humanidad, de la cual, el pueblo de Israel es su concreción histórica. Jesucristo comparte las principales categoría religiosas del pueblo de Israel, utiliza sus ideas e imágenes para exponer el mensaje del Reino de Dios y realiza los gestos que son propios del Mesías anunciado por la Escritura. Esta sería la continuidad de la primera parte del binomio. La novedad, segunda parte del binomio, la constituye la clarificación de la imagen del Mesías. El pueblo…

    Leer más »
  • DOMINGO XXIII DEL TIEMPO ORDINARIO

    Toda la historia de la humanidad es historia de salvación. Esta afirmación teológica fundamental debería ser una frase que repitiésemos con frecuencia. Es posible que nos parezca solo un axioma teológico que se queda en el ámbito intelectual y que poca influencia puede tener en nuestra vida cotidiana. Sin embargo, esta afirmación constituye el núcleo de nuestra fe. Cuando la repetimos, de manera sencilla, estamos diciendo: Dios creó el cielo y la tierra y al ser humano a su imagen y semejanza; este ser creado por amor, respondió con el pecado al amor de Dios, aún así, el Creador salió al encuentro del ser humano. Tanto amó Dios al mundo, que envió a su Hijo para salvar al mundo. El hijo de Dios entró en la historia de la humanidad y salvó al ser humano dentro de su propia realidad…

    Leer más »
  • DOMINGO XXII DEL TIEMPO ORDINARIO

    Es frecuente que a los párrocos se nos pregunte: ¿esta misa vale para mañana? O ¿hasta qué momento de la misa puedo llegar para que se considere que he oído misa completa y cumpla con el precepto dominical? Estas preguntas y otras similares son expresiones de fariseísmo que quedan en nuestra práctica religiosa. Por fariseísmo no hemos de entender hipocresía, sino una manera de entender la relación con Dios que se fija más en las formas exteriores que en la actitud del corazón. Frente a estas preguntas que habitualmente se hacen, Jesús enseña que el cristiano debería preguntarse: si hoy he asistido a una celebración de la misa en la que hemos pedido a Dios el descanso eterno de algún conocido o familiar, ¿tanto sacrificio me supone participar mañana domingo de la celebración de la misa con la comunidad parroquial?…

    Leer más »
  • DOMINGO XVI DEL TIEMPO ORDINARIO

    Cuando contemplamos las representaciones de Jesucristo que se han realizado a lo largo de la historia del arte, llama la atención que en todas ellas, desde la estilización gótica, pasando por la contundencia barroca y llegando al idealismo más reciente, Jesús aparece representado como un hombre fuerte. Esta fortaleza física que aparece en las obras de arte tiene una doble intención. Por un lado, reafirmar la profesión de fe en la verdadera humanidad de Cristo. Jesús es el Hijo de Dios que se ha hecho hombre verdaderamente, no es un disfraz ni una mera apariencia, sino humanidad perfecta. Por otro lado, quieren manifestar una convicción evangélica; la fortaleza de Jesús no es física, sino interna, actúa de dentro hacia fuera, como queda patente de manera especial en el relato de la pasión. Cristo es consciente de que la fortaleza que…

    Leer más »
Botón volver arriba
X